06/10/2015

La depresión en las personas mayores se puede y debe combatir

Para las personas mayores de 65 años no es infrecuente padecer cuadros de depresión.

Al declive físico se une el cambio brusco de actividad que supone la jubilación. Muchas veces, se imponen razones biológicas que llevan a la pérdida de más frecuente de personas cercanas. Padecer una enfermedad o no tener cerca de la familia o una red de apoyo son también causas de depresión que se dan frecuentemente en las personas mayores.

Depresión en personas ancianas

Síntomas de la depresión en ancianos

Entre los síntomas está la tristeza, los pensamientos negativos e incluso la tentativa de suicidio. Para las personas que están cerca pueden ser útiles ciertas actitudes como nerviosismo, cólera, padecer insomnio o fatiga, comer excesivamente o dejar de hacerlo son alteraciones de conducta que deben hacer saltar las alarmas.

Una de las claves preventivas es que la persona adulta mayor encuentre metas y objetivos que cumplir, deseos que realizar y relaciones significativas.

Consejos para combatir la depresión en mayores

Para combatir la depresión podemos ayudar a nuestros mayores de varias maneras:

1. Conversar y compartir experiencias y tiempo puede ser una fuente de endorfinas y un aprendizaje tanto para ellos como para nosotros.
2. Animarles a practicar relajación y meditación es una gimnasia mental que tonifica y hace ver el mundo de manera más positiva.
3. Debe evitarse el alcohol y el tabaco, son estimulantes y a la vez depresores.
4. Vigilar los tratamientos médicos.
5. Programar actividades positivas y lúdicas: ver películas alegres, ir a espectáculos, escuchas música, programar paseos y excursiones…

Depresión en mayores que viven en residencias de tercera edad

En definitiva, las personas mayores precisan de estímulos para enfrentarse con ánimos a los achaques y los malos momentos. En las residencias para la tercera edad se programan con frecuencia actividades que rompen la rutina y proporcionan momentos de distensión. Hay que promover la socialización, animar a actividades deportivas, lúdicas y fomentar las aficiones. No hay motivo para dejar de leer, pintar o pasear una vez cumplidos los 65 años o por el hecho de estar en un centro geriátrico.

 

Enlaces de interés:
http://www.apa.org/centrodeapoyo/edad.aspx
http://geosalud.com/depresion/depresion_mayores.htm