12/06/2006

LA FUNDACIÓN ALTERNATIVAS PROPONE AUMENTAR EL SAD

LA FUNDACIÓN ALTERNATIVAS ELABORA SU INFORME SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE DEPENDENCIA

El futuro Sistema Nacional de Dependencia debe incluir entre los beneficiarios de sus ventajas no sólo a los propios dependientes sino a los familiares que se ocupan de su atención; ha de primar la atención domiciliaria frente al actual modelo de plazas en residencias especializadas, y debe garantizar la homogeneidad de las prestaciones en todo el territorio para evitar diferencias entre unas comunidades y otras, y entre municipios.

Éstos son varios de los 'mandamientos' que, según algunos expertos, debe acatar el sistema que impulsa el Gobierno, y cuya implantación correrá también a cargo de comunidades autónomas y ayuntamientos. La Fundación Alternativas, vinculada al PSOE, propone un modelo que dé prioridad a la atención de la persona dependiente a domicilio, bien por servicios especializados, bien por un familiar remunerado como prevé el proyecto de ley, y deje como una opción secundaria el ingreso en residencias.

Se trataría de darle la vuelta al actual esquema, en el que abundan las instituciones residenciales, públicas o privadas, a pesar de ser «el servicio menos apreciado por la población», y optar por asistir a los dependientes en su propio entorno gracias a una ayuda a domicilio mucho más completa que la que prestan ahora las redes de atención municipal, escasa de horas y demasiado volcada hacia las labores domésticas. La atención en el hogar del propio dependiente es el servicio «más demandado y mejor valorado la población» y el que menos abunda, explicó Pilar Rodríguez, autora de un informe sobre las necesidades derivadas de la atención a la dependencia.

El estudio valora en términos muy positivos la implantación del llamado cuarto pilar del estado del bienestar, aunque señala algunos de los peligros que correrá su puesta en marcha gradual, del 2007 al 2015. Entre otros, el riesgo de graves desigualdades territoriales, dado que los servicios sociales son competencia autonómica, y la descoordinación entre administraciones encargadas, ya que algunos servicios (por ejemplo, los centros de día) corren a cargo de la consejería regional correspondiente, y otros (la ayuda a domicilio), del ayuntamiento de turno.

La autora propone la aprobación de una Ley Estatal Básica de Servicios Sociales, complementaria del Sistema Nacional de Dependencia, que evite disfunciones, coordine a las administraciones implicadas y garantice un mínimo común en la atención a todos los dependientes, cualquiera que sea su lugar de residencia. Rodríguez citó como ejemplos la Ley General de Sanidad y la Ley Orgánica de Educación.

Leer informe (reservado asociados a Inforesidencias.com)