24/03/2013

LA GENERALITAT PIDE A ASCAD QUE NO GENERE ALARMA INNECESARIA

Si hace sólo un año alguien hubiese dicho que la Generalitat emitiría una nota de prensa pidiendo a la Asociación de Directores ASCAD cualquier cosa, nadie se lo hubiese creído.

 

Lo cierto es que en poco tiempo, y especialmente después de haber interpuesto una denuncia ante la Fiscalía cuando la Generalitat dejó de pagar un mes de las residencias privadas financiadas con fondos públicos, los medios de comunicación han prestado mucha atención a lo que dice ASCAD.  

La asociación ha sabido aprovechar el foco mediático y ha promovido ane el Parlament una Iniciativa Legislativa Popular para que los pagos de la gran dependencia obtengan prioridad sobre otros pagos de la Generalitat, una inicativa que, de salir adelante supondría dar tranquilidad a un sector que vive cada mes con la incertidumbre de si cobrará de la administración el siguiente.

 

Es cierto que, desde el impago de Julio de 2012, ICASS ha ido pagando mes a mes, pero también lo es que la propia Generalitat ha advertido en diferentes ocasiones de lo difícil de la situación y de la posibilidad de que se produzcan nuevos impagos.  Situación que se mezcla con la posibilidad de que se produzca una bajada en la tarifa de los centros concertados y de gestión.

 

Aún así, como quedó claro en la comparecencia de ACRA, UPIMIR y ASCAD ante el Parlament de Catalunya, de hace escasas semanas, el sector no soportaría fácilmente un nuevo impago por lo que la situación ha ido acumulando tensión.

 

En este contexto hay que entender la nota que podemos encontrar en la web de prensa de la Generalitat que, quizás sin saberlo otorga aún más relevancia a lo que dice ASCAD,

 

Esta es la nota:

 


El ICASS recuerda que tras la demora de pago puntual que se produjo el mes de julio, el resto de pagos a los centros concertados se ha realizado con total normalidad

 
También recuerda que se ha creado una tabla específica de seguimiento para informar a los centros y apoyar a los que tienen más dificultades


El Instituto Catalán de Asistencia y Servicios Sociales (ICASS) del Departamento de Bienestar Social y Familia lamenta el alarmismo que durante los últimos días está creando la Asociación Catalana de Centros de Atención a la Dependencia Gerentològica (ASCAD) a través de los medios de comunicación, acusando la Generalitat de asfixiar el sector.
 
El ICASS recuerda que tras la demora de pago puntual que se produjo el mes de julio debido a los problemas de tesorería de la Generalitat, el resto de pagos a los centros concertados se ha realizado con total normalidad.
 
El ICASS continúa trabajando para abonar lo antes posible la deuda del mes de julio y recuerda que impulsó una mesa de seguimiento para acompañar y ayudar a las entidades y los centros con más dificultad a buscar soluciones para superar ese momento. Precisamente, esta semana el consejero de Economía y Finanzas anunció que pedirá al Estado un nuevo plan ICO proveedores para obtener fondos para la financiación de los pagos a proveedores y poder secar la deuda pendiente. 
 
El ICASS también lamenta que ASCAD relacione el problema que se produjo el mes de julio con el cierre de centros, cuando el número de cierres en los últimos cinco años ha sido estable. Durante este periodo la media anual se ha mantenido en una veintena de cierres. En 2008 cerraron 18 residencias; en 2009, 20; en 2010, 21; en 2011, 25, y en 2012, 22. Los cierres se produjeron por propia decisión del centro o bien por orden judicial (por causas generadas por el propio gestor para no revertir los pagos periódicos derivados de los servicios concertados en el centro, sus trabajadores y proveedores y, por tanto, incurriendo en incumplimientos contractuales ). Por tanto, no es posible vincularlos al problema de tesorería puntual que se produjo el mes de julio.  
 
El Instituto Catalán de Asistencia y Servicios Sociales puntualiza que la atención a las personas está garantizada. El ICASS advierte a ASCAD que la Ley de contratos obliga a mantener esta atención y que sólo si la demora de la Administración fuese superior a ocho meses el contratista tendrá derecho, asimismo, a resolver el contrato y dejar de prestar el servicio . La demora en el pago sólo afecta a una sola mensualidad y el resto de pagos se ha efectuado con normalidad.
 
En definitiva, desde el ICASS se quiere hacer patente que a pesar de la situación difícil que está viviendo, se está trabajando intensamente para priorizar la atención de las personas y garantizar el Estado del bienestar. El ICASS agradece el apoyo de la mayoría de las entidades y empresas del sector y se muestra convencido de que sólo desde la colaboración se podrá avanzar en las políticas sociales del país.