12/06/2006

LA INSPECCIÓN DE ASTURIAS EXPONE SUS

 

 

"EXPOSICIÓN DE TROFEOS" DE LA INSPECCIÓN ASTURIANA

Viene siendo habitual que los responsables de las inspecciones de servicios sociales de las comunidades autónomas expliquen cuantas residencias han inspeccionado, sancionado y cerrado durante el año anterior. Aunque en Inforesidencias.com intentamos encontrar noticias similiares sobre restaurantes o clínicas, la verdad es que nos cuesta mucho.

En algunos casos en la noticia se hace referencia a que las sanciones son casos puntuales y que la mayoría del sector funciona bien, en este caso, transcribimos íntegramente la noticia aparecida en La Nueva España y que cada uno saque sus conclusiones.

El Principado ha tramitado diez de las doce denuncias recibidas por irregularidades en otras tantas residencias para mayores en Asturias en lo que va de año, mientras que las dos restantes han sido desestimadas. Además, la Consejería de Vivienda y Bienestar Social ha iniciado el procedimiento de cierre en un centro que presentaba «un cúmulo de irregularidades que no se podían subsanar», según precisaron fuentes de la Consejería.

Este nuevo cierre se une al de las nueve residencias geriátricas clausuradas durante los dos últimos años por no cumplir la legalidad vigente respecto al cuidado de personas mayores: siete de ellas en 2005 frente a las dos que fueron clausuradas en 2004.

Bienestar Social impuso, asimismo, durante los primeros cinco meses del presente año diez sanciones por valor de 123.000 euros «por irregularidades que en ningún caso ponían en peligro la vida de los residentes», frente a los 22 geriátricos expedientados durante todo el año 2005, cuando las sanciones ascendieron a un total de 236.768 euros, y los 17 de 2004.

Además, entre enero y mayo de este año el Servicio de Inspección de la Consejería que dirige Laura González realizó una treintena de inspecciones en residencias geriátricas de la región y solicitó información relativa a diferentes aspectos de los centros en treinta y seis ocasiones.

En ese mismo período entraron en funcionamiento nueve centros privados, que suman un total de 175 plazas, cuatro de ellos en Gijón, dos en Oviedo, otros dos en Avilés y el último en Pola de Siero. Otras dos residencias fueron dadas de baja a petición propia.

En 2005 se realizaron 140 inspecciones, mientras que la media de las realizadas anualmente en el período comprendido entre 2001 y 2003 fue de un centenar.

Para quien quiera saber más sobre la situación del sector en Asturias, le recomendamos esta otra noticia aparecida en La Nueva España.