27/06/2011

LA LEY DE DEPENDENCIA Y EL MALTRATO A PERSONAS MAYORES

Durante la tramitación de la Ley de Dependencia, Edad&Vida y Ceoma elaboraron un informe con una serie de propuestas que, según su criterio la Ley debería haber recogido.  Las propuestas no fueron escuchadas por parte de quienes tenían el poder de redactar la Ley y ahora, años después es la Fiscalía de Málaga la que reclama que el texto legal sea cambiado en el mismo sentido que ya proponía Edad y Vida.

La cuestión es quién puede iniciar el proceso de reconocimiento de derecho de la dependencia.  Existen tres opciones:  puede hacerse de oficio (es la administración la que inicia el procedimiento), a solicitud del interesado (pueden pedirlo la misma persona o su representante) o una combinación de ambos.

En la propuestad de Edad&Vida y Ceoma apostaban por un sistema mixto en el que los servicios sociales y sanitarios estuviesen habilitados para presentar la solicitud en nombre de la persona, como su propuesta no fue recogida quedó que sólo se podía iniciar a solicitud del interesado y ahora, la Fiscalía de Málaga dice que esto supone un verdadero problema para la protección de los mayores maltratados y pide que la Ley sea cambiada.

La verdad es que produce sorpresa la petición del Fiscal ya que la protección del maltratado parece algo que requiere de urgencia y la atención a los dependientes tarda en llegar, desde la solicitud, no menos de tres o cuatro meses.  También produce sorpresa ya que, aunque la Ley diga que la solicitud la tiene que hacer el interesado, durante los primeros momentos de la Ley de Dependencia, algunas comunidades autónomas valoraron de oficio a todos los usuarios que recibían servicios residenciales en establecimientos públicos y concertados sin que las personas tuvieran que solicitarlo.

Ver noticia