12/03/2007

LA RENTABILIDAD DEL SECTOR DISMINUYE ANTE LOS BAJOS PRECIOS DE CONCERTACIÓN

EL pasado 15 de Febrero se presentó en el IMSERSO la actualización del estudio "Perspectivas de Futuro de los recursos de atención a la dependencia. El sector Residencial" realizado por la prestigiosa consultora DELOITTE. El informe concluye que si bien en los últimos años (2004-2006) se ha producido un incremento del 2,2% en el número de plazas residenciales, el índice de cobertura residencial se sitúa en el 3,71%, frente al 3,78% de 2004. Es decir, no es proporcional el aumento de plazas residenciales respecto al envejecimiento de la población. Por otra parte, el precio de concertación residencial de las comunidades autónomas se ha incrementado en un 12% de media (periodo 2004-2006), mientras que el coste de las plazas residenciales lo hacía en un 16,15%. Por lo tanto, el sector experimenta una pérdida de rentabilidad ya que el incremento de las tarifas pagadas por la Administración es inferior a los costes de una plaza residencial.

La firma Deloitte elaboró ya en el 2004 un estudio sobre las perspectivas de futuro del sector residencial en España. En base a la buena acogda e interés que suscitó se ha elaborado la actualización que analiza los cambios que se han producido en el periodo 2004-2006.

En España hay en estos momentos 272.240 plazas residenciales disponibles de las cuales 75.527 son de titularidad pública frente a las 196.713 de titularidad privada. Las Comunidades Autónomas con más plazas residenciales son Cataluña, que cuenta con 48.525 plazas, la Comunidad de Madrid con 38.454 y Castilla-León con 34.424. En los últimos años se ha producido un incremento del 2,2% en el número de plazas residenciales (entre el 2004 y el 2006).

Las Comunidades Autónomas con mayor índice de cobertura residencial son Castilla-León (6%), Castilla- La Mancha (5,9%), Aragón y Navarra (5,8%).

Parece ser que la potenciación de las políticas de prevención de situaciones de dependencia, teleasistencia y ayuda a domicilio pueden contener el previsible incremento de necesidades residenciales, pero no parece justificar la reducción del índice de cobertura residencial.

Por otra lado se constata que las tarifas pagadas por las Administraciones públicas en los servicios residenciales se han incrementado alrededor del 12% de media a nivel nacional, porcentaje que sería del 10,5% si no tuviésemos en cuenta el fuerte incremento producido en Guipúzcoa (un 28,6%). A pesar de los mismos el sector experimenta una pérdida de rentabilidad ya que las tarifas pagadas por las Administraciones Públicas son inferiores a los incrementos de coste de una plaza residencial en el periodo objeto de análisis (2004-2006). Mientras las tarifas se han incrementado un 12% , el coste de las plazas lo ha hecho en un 16,15%. El incremento de costes soportado parece que va a tender a mantenerse en los próximos años por la tendencia a la alza del coste de personal asistencial. Los bajos niveles salariales del sector siguen dificultando la captación y retención de profesionales.

En la presentación del estudio en la sede del Imserso, participaron D. Angel Rodríguez Castedo, Director del IMSERSO; Ignacio Fernández-Cid, presidente de la Asociación Madrileña de Residencias de Tercera Edad (AMRTE); Jorge Guarner, presidente de la Asociación Estatal de Servicios Residenciales para la Tercera Edad (AESTE) y José Luís Martínez, director de la firma consultora que ha elaborado el estudio.

En su intervención, el director del IMSERSO, D. Ángel Rodríguez Castedo, reconoció que no se pueden gestionar las plazas residenciales por debajo de 40 euros al día, "porque una buena plaza cuesta entre 55 y 65 euros". "El sector debe ser atractivo para captar a empresarios y nuevos profesionales. La Ley de Dependencia es el instrumento que lo va a permitir y que traerá consigo mucha riqueza, pero hay que ser pacientes", afirmó.

El presidente de AMRTE, Ignacio Fernández-Cid, aprovechó su intervención para insistir en que la rentabilidad del sector residencial disminuye a causa de los bajos precios de concertación: "En 12 años, los costes salariales de las residencias madrileñas han aumentado un 32 por ciento más que los precios de concertación. La iniciativa pública por sí sola no podrá ofrecer los servicios que la Ley de Dependencia pone a disposición de los ciudadanos. Entonces, el futuro del sector pasa por la estrecha colaboración entre las administraciones públicas y el sector privado, empezando por fijar un justiprecio".

Por otra parte, el presidente de AMRTE lamentó que el Sistema Público de Salud se encuentre al margen del sector "y no asume el gasto médico que le corresponde y que a diario tenemos que soportar las residencias privadas". En este sentido, el director del IMSERSO explicó que un 35% de las camas de los hospitales están ocupadas por enfermos crónicos, "que podrían estar perfectamente atendidos en una residencia. Si pensamos que una cama en Sanidad cuesta 360 euros, concluiremos que debemos aprovechar las sinergias y crear pasarelas entre ambos servicios. Indudablemente el gasto sanitario debe tener su reflejo en el coste de las plazas residenciales y esperemos que a medio plazo podamos llegar a un buen entendimiento".