06/09/2005

Las inversiones inmobiliarias en el sector cambian de rumbo

Una nueva concepción de cómo y dónde puede vivir el mayor está viendo la luz en nuestro país. Se trata de un concepto importado directamente del mundo anglosajón inducido en gran parte por dos factores, la visión actual del envejecimiento que prima aspectos sociales, de ocio y bienestar; y por otro lado el incremento del poder adquisitivo de la población.

A pesar de que consideramos cuestionable que esta definición sea aplicable a la realidad sociológica española, lo cierto es que así lo creen los inversores que están construyendo proyectos inmobiliarios de grandes dimensiones a lo largo y ancho del territorio nacional, sobretodo en la costa mediterránea. Tal y como cita en el suplemento " Su vivienda” del Mundo digital, se le está llamando "sector socio-sanitario” a aquellas construcciones que van más allá de ofrecer atención básica al mayor en residencias geriátricas sino cuyo fin es el de "fomentar el bienestar tanto físico como psicológico y social de las personas”. Así por ejemplo se incluyen dentro del abanico de servicios a ofertar actividades culturales, centros de estética, fisioterapia, gimnasios, balnearios, campos de golf... Todos estos servicios suelen ir acompañadas de excelentes instalaciones, diferentes modalidades de viviendas, amplias zonas comunes que hacen que en algunas ocasiones estemos hablando casi de "ciudades” que de simples urbanizaciones.

Un gran número de estos proyectos se ubican en la costa mediterránea, y concretamente en la Costa del Sol. La razón fundamental la respalda las cifras; a título de ejemplo en Málaga el número de personas mayores se ha incrementado un 50% en la última década ( según datos oficiales) y no únicamente de octogenarios españoles. Cada vez son más los Europeos que deciden jubilarse en la costa mediterránea, la mayoría del Reino Unido, seguidos de alemanes, daneses y holandeses. Vienen a nuestro país en busca del sol y la playa, ahora bien valoran muy positivamente el complementar estos factores con una cómoda vivienda, asegurar la asistencia médica, contar con instalaciones y servicios de ocio etc. Buena prueba del auge de este sector es la presencia ya de estos "complejos” en poblaciones como Mijas, Marbella, Velez o Benalmádena.

Pero no sólo se piensa en personas extranjeras para desarrollar estos anclajes. Así por ejemplo tenemos conocimiento de un espectacular proyecto en Tórtola de Henares, muy cerca de Guadalajara pensado para mayores españoles, de Madrid por ejemplo, que quieran vivir en un entorno agradable muy cerca de sus familiares. En cerca de 90.000m2 se van a construir 250 viviendas, un centro de salud, Club Social, Centro de Formación, campo de golf, piscina, padel etc. De menores dimensiones pero bajo el mismo concepto se está construyendo en San Cugat (Barcelona) un complejo de apartamentos que pueden visitar en nuestra sección "viviendas para mayores”.

En definitiva, lo que demuestra la proliferación de todos estos complejos tiene un mensaje subliminal muy interesante. Estamos empezar a entender el envejecimiento como algo positivo, que no tiene porque ser equivalente a dependencia sino que el envejecer también es sinónimo de tiempo libre, ganas de vivir y disfrutar y precisamente esa necesidad manifiesta es la que pretenden cubrir estos servicios.

FUENTES: http://www.elmundo.es/suplementos/suvivienda/2005/406/1122588022.html

http://www.elmundo.es/suplementos/suvivienda/2005/407/1125612034.html

http://servicios.diariosur.es/pg050826/prensa/noticias/Portada/200508/26/SUR-ACT-280.html