01/10/2012

LAS RESIDENCIAS ESPERAN QUE LLEGUEN NUEVOS USUARIOS

La Ley de Dependencia, que perseguía fomentar el cuidado profesional, finalmente consiguió casi lo contrario.  Apoyó la prestación económica al cuidador no profesional, queriendo o sin querer. Y la consecuencia es que hay miles de plazas vacantes en centros residenciales preparados mientras muchos dependientes esperan a recibir servicio.

Residencias en SalamancaLa cuestión de fondo es que muchas personas puestas ante la situación de elegir entre cuidar al mayor dependiente en casa (tengan o no condiciones para hacerlo) manteniendo íntegra la pensión y recibiendo una ayuda económica u optar por el ingreso en una residencia acreditada "copagando" con la pensión una parte del precio, optan por lo primero.  Estas personas se sacrificarán por su familiar dependiente y quizás, gracias a la combinación "pensión+prestación" puedan capear el temporal de la crisis.  La verdad es que eso no es lo que quería la Ley de Dependencia pero las circunstancias nos han llevado aquí.

Ahora la reforma de la Ley ha bajado en un 15% las ayudas al cuidador no profesional y las comunidades autónomas pueden añadir otro 15% a la rebaja.  Esto haría que un cuidador que recibiese 500 Euros ahora podría etar recibiendo 350.

Aunque la medida, sin duda tiene un afán de ahorro, se nos presenta como dirigida a la profesionalización de la atención que quería la Ley desde un principio.

La pregunta clave es ¿Las familias que hasta ahora preferían "pensión+prestación" preferirán "pretación+copago" por el hecho de perder 150€?

Según leemos en Salamanca 24 horas, los alcaldes de municipios salmantinos que hace unos años apostaron por construir residencias y que ahora las ven medio vacías, tienen muchas esperanzas puestas en la nueva  iniciativa. Veamos qué pasa.

También leemos el El Periódico de Aragón,  que en esa comunidad, el 30% de las camas en residencias privadas están libres.  En esa comunidad "en el horizonte y como aparente tabla salvadora, aparecen las intenciones del Gobierno de Aragón, cuyo Departamento de Sanidad y Servicios Sociales aspira a sortear los recortes impuestos desde Madrid en las ayudas a la dependencia, otorgando más peso a la prestación de los servicios profesionales --como los ofrecidos en las residencias-- y restándoselo a las ayudas directas a los familiares cuidadores"  Vale la pena leer la noticia en la que la  Antonio Mayor, presidente de la Asociación de Centros de Asistencia y Servicios Sociales de Aragón (Acassa) expone una clara radiografía de la situación del sector esa Comunidad.