06/07/2006

LEVE ESCAPE DE GAS EN RESIDENCIA EN CHIVA

DE LA INFORMACIÓN A LA MANIPULACIÓN HAY UN PASO

Lo que en principio parece una noticia que nos habla de lo bien que funciona el plan de evacuación de una residencia se convierte en una especie de catástrofe. ¿La diferencia? Como se da la información.

Los hechos son que en una residencia se detecta un escape de gas en un depósito situado en el exterior de una residencia y los bomberos evacúan durante un tiempo a cien residentes que después vuelven a ocuparla. Todo dura dos horas y ningún residente sufre daño alguno.

Lo que sucede es que al tratar el asunto algunos medios sienten la necesidad de aderezar un poco y en vez de fijarse en la eficaz actuación, destacan que, según los bomberos desplazados a la zona, la fuga la motivó que una de las juntas del tanque estaba "reseca y vieja". A partir de allí, cada cual va aderezando hasta que llegamos al titular del Levante "Accidentes sin tregua en las residencias de mayores".

Es cierto que se trata de una residencia pública y que acusar de desorganización o de falta de previsión puede tener una finalidad política determinada. Pero también es cierto que esto sucede muy especialmente cuando estamos hablando de residencias para personas mayores. En ningún lugar hemos leído si el depósito había pasado las revisiones a que viene obligado o si la junta de que hablan algunos artículos fue la causa de la fuga. Lo que sí nos quedamos es con esta frase: En los casos de incendio en las residencias de mayores, parece que existe un hecho común en los tres casos: la ausencia de una planificación en cuanto a las medidas contra incendios. Decir "parece que existe" es una forma de decir sin comprometerse, de tirar la piedra y esconder la mano.

Por lo menos en este caso la residencia es pública y sólo hay batalla política. Si la residencia hubiese sido privada el ataque, con toda seguirdad hubiese sido más furibundo.