24/07/2015

Los ancianos de Suiza también sufren la ola de calor

El ministerio de Salud de la Confederación Helvética estima que las altas temperaturas de 36 y 37 grados centígrados que desde hace tres semanas están instaladas en el país pueden ser las causantes de un número considerable de decesos en Suiza que puede haber aumentado en un 10 % en la población anciana.

 

El ministerio recuerda que una ola de calor similar en 2003 provocó más de un millar de muertes, por lo que ha hecho un llamamiento para que la población, sobre todo la más vulnerable, tome medidas suplementarias.

 

Residencia de 3a edad Sonweid en ZurichCon una masa de aire muy caliente procedente de la península ibérica, las temperaturas alcanzan los 38 grados, algo inusual en el país y la situación ha sido considerada como de alto riesgo, en un nivel cuatro de cinco. MeteoSwiss advierte que «solamente las alturas alpinas se salvarán, quedándose en nivel uno de la escala de riesgo».

 

El Gobierno ha lanzado comunicados para advertir sobre los riesgos, especialmente para ancianos y niños, y ha dado consejos a la población para sobrellevar estos días manteniéndose hidratados, comer ligero y reducir las actividades a pleno sol. Cabe aclarar que en Suiza, un país poco acostumbrado a estas temperaturas, no hay aire acondicionado en la mayoría de las oficinas, establecimientos comerciales, alberques, residencias geriátricas o viviendas.

 

Por su parte, ante la ola de calor que afecta también a otros países de Europa la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han publicado de forma conjunta nuevas orientaciones para poder hacer frente a los riesgos para la salud que plantean esas situaciones.

 

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) durante los últimos 50 años las olas de calor se han vuelto cada vez más frecuentes debido al cambio climático, siendo probable que sean un fenómeno en aumento.

En el viaje geroasistencial a Suiza que organizamos en 2014 pudimos conocer varias residencias de tercera edad y otros servicios para mayores en el país Helvético.  Entonces nos pareció que la necesidad de disponer de aire acondicionado en plenos Alpes era algo no absolutamente necesario.  Si el verano de 2015 en el que más que olas de calor tenemos "mareas", quizás el aire acondicionado acabe siendo una necesidad en todas las latitudes donde vivan personas ancianas.

En la fotografía, residencia Sonweid en Zurich.  Especializada en personas con demencia.