27/01/2011

LOS DEPENDIENTES MODERADOS NO COBRARÁN NADA HASTA EL VERANO

Que la aplicación de la Ley de Dependencia es un despropósito es algo que ya no se le oculta a casi nadie.  Durante el año pasado se planteó en diferentes foros la necesidad de "paralizar" la Ley de forma que todos los recursos se concentrasen en garantizar la atención a las personas con gran dependencia o dependencia severa mediante servicios de calidad.  Al final ninguno de los grandes partidos se atrevió a plantearlo y, tal como estaba establecido, las personas con dependencia moderada han entrado bajo el paraguas de la cobertura universal.

O no.

Reuslta que hay una pequeña trampa: el Gobierno aún (27 de enero de 2011) no ha aprobado el decreto en el que se detallan las ayudas que estas personas pueden percibir, aunque ya se conocen, porque se acordaron en octubre.  Hasta que ese Real Decreto no se publique las Comunidades Autónomas no podrán, a su vez tendrán que tramitar los expedientes que pueden dura unos meses. 

Las palabras de la Ministra Pajín en Octubre de 2010 "No renunciamos a la ley, los dependientes moderados recibirán sus ayudas a partir de enero", se han quedado en eso.

La interpretación que ha hecho el Presidente de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez indican el grado de frustación que esta triquiñuela está generanto: "Es indignante como puede recortarse presupuesto a costa de los derechos reconocidos de las personas en situación de dependencia moderada, cada uno dejará de percibir unos 1.000 euros menos si percibiern las prestaciones económicas desde enero.Los dependientes moderados que tengan finalmente PIA de prestación económica deberían cobrar los atrasos desde la fecha en la que el derecho se hizo efectiva (1 de enero de 2011). Aplicarles ahora otro nuevo plazo de 6 meses no se ajusta a la legalidad. Lo terrible es que reclamar sus derechos les obliga a contenciosos con la administración (desesperantemente largos y costosos) que no merecen la pena por las cuantías. Una pena, otra trampa".

Noticia aparecida en el País