01/09/2009

LOS LIMITES DE LA RESPONSABILIDAD DE LAS RESIDENCIAS

Recientemente se ha decidido que una residencia debe indemnizar con 18.000 Euros a los familiares de un residente que murió durante una salida del centro.

Una residencia para mayores es un lugar al que muchas personas van a pasar los últimos días de su vida. Así, que un residente muera en la residencia es algo hasta cierto punto lógico. El problema es cuando la muerte se adelanta porque algo que ha hecho la residencia ha sido inapropiado o negligente.

En principio todos somos responsables por los daños que ocasionemos voluntariamente o por negligencia.  Descartemos los daños voluntarios y quedémonos con una pregunta ¿qué sería negligente en una residencia?.

Leemos en ABC que:

La Consellería de Bienestar Social deberá indemnizar con 18.000 euros a los hijos de un hombre con "un deterioro cognitivo limitante" que salió sin vigilancia de la residencia de la tercera edad en la que estaba internado en Torrevieja (Alicante), y fue encontrado muerto dos semanas después.

Así lo propone una resolución del Consell Jurídic Consultiu (CJC), que declara la responsabilidad patrimonial de la Generalitat, al constatar "el incumplimiento del deber de vigilancia y custodia por parte del profesional de la residencia".

O sea, la residencia fue negligente al incumplir su deber de vigilancia.

¿Dónde acaba ese deber, qué puede hacer una residencia para asegurarse de que trabaja diligentemente?

Un tema para debatir en el foro de Inforesidencias.com