16/02/2004

LOS MAYORES PIDEN UN MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL

LOS MAYORES PIDEN UN MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL

La plataforma de la Tercera Edad de Asturias, a través de su presidente el Sr. Manuel García Peruyera, reivindicó, en un acto organizado por el Club de “La Nueva España” de Avilés, la necesidad de que exista un Ministerio de Bienestar Social. También aprovechó la ocasión brindada para arremeter contra la política social del gobierno autonómico, reclamando mayor atención para los problemas de los ancianos, incidiendo sobretodo en las ayudas económicas complementarias a las pensiones.

Sin desmerecer la importancia de las necesidades planteadas adicionalmente, lo realmente significativo de esta intervención fue la solicitud de un Ministerio exclusivo de Asuntos Sociales, e incluso exclusivo para las personas mayores, ya que como el mismo Sr. García Peruyera afirmó, las personas de más de 65 años son más de diez millones, es decir, una cuarta parte de la población nacional. .

Esta propuesta de iniciativa, quizás evaluada por los partidos políticos para la próxima legislatura, no es nueva. De hecho buena parte de los gobiernos autonómicos cuentan en la actualidad con concejalías exclusivas para Bienestar Social con no pocos asuntos en cartera. Tradicionalmente los asuntos sociales se incluían dentro del Departamento de Sanidad, quizá como una herencia de la financiación a través de fondos de la seguridad social; otra tendencia ha sido incluirlos dentro del Ministerio de Trabajo y, la última moda es colocar la palabra "família" dentro del nombre. Finalmente no puede olvidarse la "ingeniería departamental" de algunas comunidades autónomas que, llevadas por la necesidad de llevar a cabo pactos de reparto de poder crean Departamentos de servicios sociales y vivienda.

A pesar de que las competencias en materia social, en cuanto a desarrollo legislativo y ejecutivo están cedidas a las Comunidades Autónomas, existe una clara necesidad de coordinación nacional y de cohesión de las diferentes normativas. A pesar de que el Gobierno central establece la política retributiva general en cuanto a pensiones, las diferencias entre las personas mayores se produce en cuanto buscan recursos asistenciales, no sólo residencias, sino también ayudas a domicilio o complementos retributivos. Aunque esta realidad es difícil de solucionar, lo que sí que podría aportar un Ministerio es un respaldo a aquellas comunidades con un nivel de desarrollo inferior, a la vez que le sería de gran ayuda el disponer de un órgano central de referencia que, a nivel estatal, recogiese todos los datos reales en cuanto a necesidades y a recursos existentes. Tal vez de esta manera se conseguiría que la satisfacción de esta parte tan significativa de nuestra sociedad se viese incrementada.