02/04/2005

Los sindicatos presentan su propuesta de Atención a la Dependencia

Los sindicatos presentan su propuesta de Atención a la Dependencia
El Sindicato CCOO ante las perspectivas de futuro del sector de los servicios a personas mayores y las estimaciones realizadas que apuntan a la necesidad de crear 350.000 puestos de trabajo en los próximos 8 años, ha decidido preparar su propio modelo de atención a la Dependencia. Esta propuesta que fue presentada ante el Ministerio de Trabajo y ante buena parte de los gobiernos Autonómicos se basa en la creación de una cartera de servicios en función de la gravedad de los pacientes.

Según exponen, la Ley debe garantizar la atención a los mayores y que ésta se estructure a través de los diferentes servicios sociales y sanitarios existentes. Sólo en circunstancias excepcionales se debería recurrir a las remuneraciones económicas directas. Así la teleasistencia sería el recurso adecuado cuando el grado de dependencia es leve o moderado, las viviendas tuteladas y la ayuda a domicilio para cuando la intensidad horaria fuese al menos de dos horas al día, para la dependencia moderada y severa los centros de día y, para el caso de dependencias severas o totales las residencias asistidas, ayudas económicas para adaptar la vivienda o la adquisición de bienes adaptados.

Este sistema debería instaurarse en el periodo entre 2005 y 2012 de manera progresiva, mediante unas prestaciones universales y públicas, basado en un sistema de reconocimiento de la dependencia único para toda España.

Por lo que a la financiación se refiere, se constata la necesidad de una implicación de las tres Administraciones, central, Autonómica y Local a través de fórmulas internas. El planteamiento del sindicato reconoce la posibilidad de incorporar el copago siempre y cuando garantice el acceso a quienes carezcan de recursos.

Por otro lado los sindicatos reconocen que, ante la propuesta de regularización de inmigrantes el único sector que se está viendo favorecido por el texto legislativo es precisamente el de las empleadas de hogar, y más concretamente las mujeres que cuidan a personas mayores circunstancia que puede ayudar a aflorar buena parte de la “atención ilegal” que ahora existe.