24/11/2004

MADRAZO PIDE CORREGIR DIFERENCIAS ENTRE TERRITORIOS VASCOS

Para los que no vivimos en el País Vasco resulta en muchas ocasiones difícil entender que, siendo una comunidad autónoma con un gobierno y un parlamento como las demás, en ésta las Diputaciones Forales tienen un peso específico altísimo que se traduce en el establecimiento de políticas propias y diferenciadas en muchos ámbitos (entre los que se encuentra la atención a personas mayores). La existencia de diferentes políticas y un sistema de financiación peculiar generan grandes diferencias en el gasto por persona mayor (ver noticia en el boletín de mayo).

En esta tesitura, el Consejo vasco de Bienestar Social considera fundamental lograr una mayor coordinación entre los diferentes agentes que trabajan en el campo de los servicios sociales, así como corregir las diferencias existentes en gasto por persona y en cobertura entre los territorios vascos.

También cree necesarias políticas explícitas y estables en los relativo a las fórmulas de gestión y financiación de los servicios de modo que se establezca con claridad, seguridad y amplitud y flexibilidad qué servicios serán de gestión pública directa, cuál será la política de contratación de servicios y cuál en lo que a acción concertada se refiere.

Así se refleja en el IV Informe sobre la situación de los servicios sociales en Euskadi que presentó el El consejero de Vivienda y Asuntos Sociales, Javier Madrazo,

Atención a mayores

En la Comunidad Autónoma Vasca existen 975 centros de atención a personas mayores, de los cuales 334 son hogares de jubilados, 305 residencias, 240 asociaciones, 76 centros de día asistenciales. La mayoría de los centros (49,5 por ciento) son privados subvencionados, mientras que el 40,7 por ciento son públicos y el 9,8 por ciento privados. El 51,4 por ciento están localizados en Bizkaia, el 31 por ciento en Gipuzkoa y el 17,6 por ciento en Alava.

Según el informe, las residencias no alcanzan la cobertura del 5 por ciento que aconseja el Plan Gerontológico, que en Euskadi en del 3,43 por ciento de las personas mayores de 65 años, por lo que el Consejo vasco de Bienestar Social considera necesario crear más plazas residenciales, así como potenciar más los servicios comunitarios y de atención domiciliaria a personas mayores con fin último de que sean atendidas en sus domicilios o entornos sociales próximos. En 2001 eran 6.844 las personas que trabajaban en la atención a personas mayores, el 84 por ciento mujeres, y el gasto en servicios sociales para la tercera edad fue de 200,8 millones de euros, un 14,7 por ciento más que en 2000.


Recomendaciones

El Consejo vasco de Bienestar Social considera imprescindible que Euskadi se dote de un marco jurídico en el que se reconozcan con claridad los derechos subjetivos de la ciudadanía en materia de servicios sociales, para que el sistema vaya adquiriendo la solidez que necesita como uno de los pilares fundamentales del sistema de Bienestar.

También recomienda que se acometa de inmediato el desarrollo normativo y la planificación necesarias para dotar al sistema vasco de servicios sociales de una estructura homogénea que tenga en cuenta las diferentes realidades de cada uno de los Territorios de Euskadi.

Además de considerar preciso impulsar la negociación colectiva y regular las relaciones laborales en el sector, el Consejo señala que los servicios sociales vascos no son suficientemente conocidos ni reconocidos por la ciudadanía, por lo que recomienda elaborar un plan de comunicación que permita mejorar su imagen corporativa.

Por último, cree preciso clarificar y reordenar el panorama de las prestaciones económicas para mejorar la equidad y eficiencia de un sistema de rentas mínimas "siempre acorde a la realidad de cada momento".

En Inforesidencias.com hemos estado buscando el texto íntegro del IV Informe pero no lo hemos encontrado. Si a alguien le interesa el III, ese se puede leer en pdf.

Noticia completa en Gaztetxo.com