29/05/2004

MALESTAR POR LA PRESENTACIÓN DE ESTUDIOS DE LA SEGG

DOS INFORMES PRESENTADOS POR LA SEGG LEVANTAN AMPOLLAS EN EL SECTOR

 

Durante la última semana de mayo, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología ha presentado dos estudios que han levantado ampollas en el sector de las residencias.

Primero supimos que el estudio "Negligencia, abuso y maltrato en la vejez", elaborado por la SEGG y financiado por el IMSERSO indicaba que los ancianos sufren negligencias y maltrato psicológico "con frecuencia" (así lo titulaba la revista Consumer.es). Diario Médico el 27 de mayo prefirió titular que "Mayores y Geriatras creen que el maltrato es anecdótico". Dejando de un lado las claras contradicciones que aparecían en los diferentes titulares, debidas a que, al tratarse de un estudio cualitativo se reflejaban opiniones de los propios mayores, de profesionales y de otros colectivos que, a veces son diferetnes; lo llamativo de la reseña que hacen los medios de la presentación de este informe es una de las conclusiones a la que llega el informe y es que hace falta más suprevisión e inspección a las residencias por parte de las administraciones. Sólo hace falta un paseo virtual por el capítulo de reglamentación de Inforesidencias.com para ver que el régimen de inspección, control y sanción en materia de residencias es ya muy estricto. En comunidades como Madrid y Cataluña, por orden legal, todas las residencias son inspeccionadas una vez al año. En otros lugares de España, se inspeccionan, sancionan y llegan a cerrarse residencias (ver noticia en el boletín de Junio 2004 sobre inspección en comunidad Valenciana).

Si hablamos de maltrato a personas mayores, también resultaría interesante considerar lo que se piensa en la Fiscalía de Málaga, esto es, que se está produciendo una aumento de la violencia hacia personas mayores en el seno de la propia familia.

Que hace falta más control y supervisión es algo que se podría decir de las residencias, los restaurantes, las consultas odontológicas e, incluso de los mismos servicios de inspección. Pero, ¿de verdad están poco controladas las residencias y más inspecciones reducirían el "maltrato" que de la propuesta se deduce? Quizá todos tendríamos que estar más vigilados (pero "Quis Custodiet Custodes?" - ¿Quién vigilará a los vigilantes?).

Mientras tanto, muchas residencias se sienten dolidas cuando ante cualquier problema o sospecha se plantea la necesidad de más vigilancia e inspecciones ya que lo que esto demuestra es una clara desconfianza hacia el trabajo que desarrollan.

El segundo informe es uno que se refiere a la nutrición en personas mayores que ha elaborado la Federación Española de Alimentación y Dietética (FESNAD) y la SEGG. Resulta llamativo ver los titulares que, sobre el informe han utilizado los medios de comunicación: un periódico como La Voz de Galicia dice "Un tercio de los mayores que viven en residencias padece anorexia", el Diario Montañés dice "La mitad de los ancianos internados en residencias están mal alimentados". El mismo informe, pero reflejado por la web Panorama Actual aparece como "Casi un tercio de los ancianos presenta desnutrición", el texto indica que los que peor están son los que viven solos y los que mejor los que viven con sus familias seguidos de los que lo hacen en residencias. El Periódico de Cataluña es un caso un poco especial ya que el día 27 de mayo en su página web titula "los ancianos que viven solos tienen más probabilidades de padecer malnutrición" e indica en su texto "los mayores que presentan un mejor estado de salud, con niveles calóricos-protéicos correctos son quienes viven con sus familias, seguidos de quienes habitan en residencias o centros de tercera edad", en cambio, un día después, refiriéndose al mismo informe titula "Un tercio de los ingresados en geriátricos está mal nutrido".

Si miramos un poco más a fondo las noticias descubrimos la clave. Un mismo informe se presenta dos veces diferentes por parte de dos sociedades científicas, la representante de FESNAD puso el peso de la causa de la desnutrición en la soledad dejando bien paradas a las residencias y casi no tiene relevancia. Cuando el presidente de la SEGG presenta el mismo informe "señalando" a las residencias aparece en todos los medios.

Desde la publicación de estas noticias, en Inforesidencias.com hemos recibido comunicaciones de quejas de AMRTE, de la Asociación de Directores de Residencia y de más de una decena de residencias asociadas al portal. Estas asociaciones nos han dicho no conocer que se estaba llevando a cabo este estudio y se han manifestado muy sorprendidas de que el presidente de la SEGG pueda decir que entre las personas que ingresan en residencias "es habitual un descenso del peso corporal" sin hacer un verdadero estudio sobre datos reales. También puede resultar engañoso lanzar la idea de que se está alimentando mal a más de la mitad de residentes y que la proporción aumenta en los hospitales sin indicar que sólo las personas más dependientes ingresan en residencias y centros hospitalarios.

El malestar del sector es comprensible. Todos sabemos que los medios tienen una "sensibilidad" muy especial cuando se trata de residencias. También sabemos que un caso excepcional entre las más de 2500 residencias, suficientemetne aireado y magnificado, da mal nombre a todas. Por eso, especialmente entre personas que conocen el mundo de la atención a mayores, debería existir un tacto especial a la hora de difundir noticias.

Si queremos ser positivos podemos indicar que, por lo menos en este segundo estudio no se propone más inspecciones para las residencias.