22/03/2005

MAS REACCIONES AL LIBRO BLANCO DE LA DEPENDENCIA

Edad & Vida ha dado a conocer ante la Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales del Senado, a nuestro entender, una de las propuestas más coherentes de las hasta ahora planteadas respecto al contenido y financiación de la futura Ley de Bases de la Dependencia de carácter estatal.

Se trataría de un modelo de financiación mixto en el que para las situaciones de gran dependencia existiera una cobertura universal de financiación pública y para el resto de niveles de dependencia se atendiese mediante un sistema de financiación mixto público y privado. Así mismo, se propone un paquete de incentivos fiscales en el seguro de dependencia privado para quiénes quisieran mejorar el nivel de cobertura pública. Según este Instituto la nueva Ley debería basarse en los Principios de Universalidad, Eficacia, Equidad, Eficiencia y Sostenibilidad económica.

También se estima necesario el llegar a un consenso nacional para integrar a todos los servicios y niveles que atienden a la dependencia. Así, se considera imprescindible establecer políticas de atención integral que permitan coordinar la provisión de servicios sanitarios con la cobertura de pensión, familia y ahorro. A la vez también es muy importante el poder fijar un marco sectorial entre Administraciones Autonómicas y proveedores de servicios ( en el que se apuesta por que la Administración se dedique a la compra, evaluación y planificación y los proveedores a la gestión directa y a la construcción de los equipamientos).

Todas estas propuestas se deberían enmarcar, según manifestó Dña. Dulce Fontanals dentro de unas reglas de juego claras que permitan la participación de la iniciativa privada y en las que se definan claramente el reparto de responsabilidades para abordar de la mano del sector público y de las personas dependientes y sus familias la problemáticas a atender.

Por otro lado, D. Mario García Presidente del Comité Español de Representantes de Minusválidos compareció ante la Comisión No Permanente del Congreso de los Diputados en el marco de las presentaciones de expertos establecidas por la Cámara alta para Ilustrar los trabajos de los legisladores ante la futura Ley de la Dependencia. De su ponencia cabe destacar diferentes aspectos. En primer lugar catalogó de desafortunado el término “ dependencia” ya que resulta ingrato y pone el énfasis en el aspecto negativo de la limitación, por ello proponer sustituir este término por una expresión que enfatice la “autonomía”. Por otro lado quiso dejar patente que del total de personas con dificultad para llevar a cabo las actividades básicas de la vida diaria el 40% de las mismas tienen menos de 65 años. Por ello considera que no puede establecerse una relación lineal entre necesidades generalizadas de apoyo y envejecimiento y que por tanto los conceptos de “envejecimiento” y “dependencia” no son intercambiables. Ante esta realidad, quiso poner de relieve el peligro existente de que las atenciones para los menores de 65 años quede relegado a un segundo plano. El resto de la extensa ponencia del D. Mario García se centró en exponer las propuestas de financiación, basada en el Sistema Nacional de la Seguridad Social, articulación de los servicios, determinación de las necesidades etc.

La intervención de D. Mario García debería hacernos reflexionar a los profesionales del sector de los servicios a personas mayores. Tiene razón a la hora de manifestar una cierta preocupación a la hora de plantear cómo se repartirán los recursos para la dependencia puesto que entre los profesionales de nuestro sector, e incluso los medios de comunicación tendemos a asociar la futura Ley como un instrumento para aportar “soluciones” al problema del envejecimiento, cuando en realidad debe atender a la vez a un elevado porcentaje de personas fuera de este colectivo. La pregunta será, ¿ Habrá pastel para todos?