20/12/2011

MÁS SOBRE LA PARALIZACIÓN DE LA LEY DE DEPENDENCIA

La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha difundido nuevos datos sobre aplicación de la Ley de Dependencia en el que vuelve a ponerse de manifiesto el estancamiento y paralización del sistema.

 

La tasa de reposición negativa, la cronificación del limbo de la dependencia, y el recorte de mil millones de euros en este año ha dejado sin atención a 130.000 beneficiarios y 30.000 empleos además del sobredimensionamiento de la prestación económica para cuidados en el entorno familiar y cuidadores no profesionales, son las principales dificultades de implantación del Sistema de Atención a la Dependencia

 

La aplicación de la Escala evidencia el este VIII Dictamen algunos cambios en el ranking de CCAA. Así al finalizar el año 2011,  País Vasco y Castilla y León obtienen la máxima puntuación (10) y CCAA que destacaban en cuanto a la aplicación de la Ley de la Dependencia: Castilla-La Mancha  y Aragón  retroceden y su tendencia es negativa. Se mantiene la nota en La Rioja (9) y Andalucía que sube (8)

 

Por el contrario, se mantiene invariable el empecinamiento de 6 CCAA en no aplicar las prestaciones y servicios que esta Ley contempla, poniendo a sus ciudadanos y ciudadanas en una situación de desprotección frente al resto en una materia de protección social tan básica. Estas Comunidades son Canarias (0,5 puntos), C. Valenciana ( 2 puntos), Asturias, Baleares y Madrid, además de Ceuta y Melilla (territorios IMSERSO) suspenden en la aplicación de la escala.

 

En el resto destaca el descenso de alguna Comunidad, como es el caso de Navarra y Cataluña que tras venir ocupando los primeros lugares del ranking, cae por segunda vez consecutiva a una discreta puntuación de 6 puntos, o Asturias, que vuelve a bajar en este VII Dictamen suspendiendo por segunda vez en la aplicación de esta escala (2,5 puntos). Por el contrario las Comunidades de Extremadura y Murcia, (ambas con 5,5 puntos) mantienen el aprobado, reconociendo el esfuerzo de mejora que esta valoración evidencia, por parte de ambas Comunidades.

 

Respecto a la situación global del Sistema, al finalizar el quinto año de aplicación de la Ley de la Dependencia, el Observatorio constata 4 aspectos especialmente preocupantes, porque son ya crónicos en su funcionamiento:

 

La tasa de reposición negativa, y el retroceso en algunas CC.AA en cuanto a número de beneficiarios así como la media de personas atendidas mensualmente en el año 2011 (6.649) que es tres veces menor que en el año anterior (17.106), junto a la tendencia de la aplicación de recursos de bajo coste (especialmente el 54% de prestaciones económicas de cuidadores familiares) han producido un recorte en este año de mil millones de euros que ha supuesto no atender a 130.000 personas y no crear 30.000 puestos de trabajo nuevos.

 

Con los datos oficiales a finales de 2011, 312.000 personas (1 de cada 3) se encuentran en lo que denominamos limbo de la dependencia. Estas personas tienen reconocido un grado y nivel que les da derecho a recibir las prestaciones y servicios del Sistema, pero aun no se les ha aprobado el PIA que les permite recibir de manera efectiva estos servicios o prestaciones. Algo muy preocupante cuanto que muchas de estas personas, por su edad o circunstancias, tienen una esperanza de vida que hará irrecuperable el tiempo en el que está retrasándose la percepción del servicio o prestación al que tienen derecho.