13/09/2015

Mascotas en residencias de ancianos o las mascotas de los ancianos en residencias

Mascotas en la residencia de mayores En junio del año pasado nos hicimos eco de una noticia acerca de este tema en Inforesidencias, qua ahora retomamos, pues surgen iniciativas interesantes en torno a la posibilidad de tener animales de compañía en las residencias geriátricas. Ingresar en una residencia de mayores supone siempre un cambio de vida. Otras rutinas, distintas compañías...
 
Perros en residencias geriátricasPara las personas que tienen mascotas supone además un desgarro emocional que afecta a unos más que a otros. Los animales de compañía son para muchas personas mayores una ocupación, una excusa para salir a la calle, para preocuparse y cuidar de un ser vivo, en muchos casos, son mucho más que una mascota. La primera preocupación al ingresar en la residencia es a cargo de quién se deja ese perro o gato que ha sido su preocupación y apoyo durante muchos años, dejarlo con alguien de confianza que dé a la persona la seguridad de que estará bien cuidado. Luego surge la falta emocional, quedarse sin compañía y sin la responsabilidad que supone un animal priva a las personas mayores de una ocupación gratificante que psicológicamente puede ser fundamental y físicamente obliga a realizar tareas importantes como pasear. Las residencias geriátricas, en su inmensa mayoría, no admiten animales de compañía.
 
Razones organizativas, de higiene... explican de forma razonable lo que podría suponer que los usuarios llegaran con sus perros, gatos, canarios, loros... También pueden causar problemas de convivencia con otros usuarios, ruidos, personas alérgicas al pelo de animales... Sin embargo, seguramente es cuestión de organización y de valorar los beneficios para las personas frente a las complicaciones organizativas.  
 
ADD, (Asociación Defensora de los Derechos de Animales) señala que en España solo hay tres residencias que admitan mascotas de forma permanente, constatando que la valoración es positiva, pues las personas mayores interactúan y se mueven más con ellas que sin ellas.  Parece que algunas cosas empiezan a cambiar y se está empezando a ver el beneficio que supone tener animales en las residencias de tercera edad.
 
Cada vez más residencias geriátricas apuestan por los beneficios de las terapias con animales de compañía, aunque el paso de que los ancianos ingresen ellas con sus mascotas, está lejos de generalizarse, parece que algo se mueve en ese sentido.
 
Página don de se explica las ventajas de que haya perros en la residencia de tercera edad.