04/12/2009

NI UN PASO ATRÁS EN LA APLICACIÓN DE LA LEY DE DEPENDENCIA

La Diputación de Barcelona y la Fundación Democracia y Gobierno Local organizaron los pasados días 17 y 18 de noviembre las jornadas sobre la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia, en el Auditorio Once.

 

IMG_0031.jpgDesde la Diputación de Barcelona y la Fundación Democracia y Gobierno Local se viene desarrollando un proyecto de amplio alcance para someter a estudio y reflexión un conjunto de temas y aspectos que se derivan de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia. Las jornadas presentaron los resultados de este proceso de reflexión y estudio.

En el acto de inauguración de estas jornadas, el presidente de la Diputación de Barcelona, Antoni Fogué, animó a "no dar ningún paso atrás en la conquista y el reconocimiento de derechos que la Ley de la Dependencia", ya que ésta ha hecho un avance clave en el reconocimiento de los derechos de las personas en situación de dependencia y de sus cuidadores. También señaló la importanteIMG_0544.jpgtancia de establecer mecanismos de evaluación de la ley y de su aplicación para avanzar hacia una atención a la dependencia con calidad así como de una cooperación interadministrativa para avanzar en este camino.

Se abordaron aspectos sobre el funcionamiento, la financiación, el desarrollo y la aplicación del sistema por una parte, y por otro, aspectos relativos a la estructura organizativa territorial, los derechos y deberes de las personas en situación de dependencia y el futuro del sistema.

En la clausura, Montserrat Ballarín, destacó la importancia de garantizar el derecho a la dependencia y el derecho a los servicios sociales desde la proximidad y en condiciones de igualdad. Y que para abarcarlo habrá un modelo de desarrollo del sistema de autonomía y atención a la dependencia basado en la universalidad de acceso, la transparencia, y la cooperación de todas las administraciones y también con los prestadores de servicios, tanto entidades sociales o empresas privadas. Modelo que requiere tiempo, aprendizaje, y un esfuerzo adicional en términos de recursos económicos, ya que se está desarrollando en un contexto económico completamente diferente en el que se aprobó la Ley de la Dependencia