01/09/2009

NUEVAS RESIDENCIAS PARALIZADAS POR LA CRISIS

En los veintisiete seminarios que ha organizado Inforesidencias.com sobre cómo invertir o ser emprendedor en el sector de la atención a personas mayores siempre hemos intentado dejar algo claro.  Cuando hablamos de residencias para mayores nos referimos a dos actividades totalmente diferentes, por un lado la gestión inmobiliaria y por otra la prestación de un servicio.

Así, tras casi todos los nuevos proyectos existe un inversor inmobiliario y una sociedad explotadora que alquila el edificio y presta el servicio.

Como cada vez hay más personas mayores que precisan ayuda para vivir y muchas de ellas (o sus familias) están dispuestas a pagar el precio de la atención, las residencias son una actividad que ha vivido un gran auge.  La Ley de Dependencia, aunque en menor medida de lo que se preveía, ha supuesto un empuje pero, sobre todo, el sector vive del cliente privado. En la parte de la prestación de servicio la crisis está afectando a las empresas por una leve reducción de la demanda privada, la mayor dificultad para encontrar financiación y por los retrasos en el cobro de las estancias públicas en residencias concertadas.

En el lado inmobiliario la crisis ha golpeado con más fuerza.  Acostumbrados a vender o colocar todo lo que construían, el sector se ha visto golpeado por la súbita bajada en la demanda y la falta de liquidez en el mercado.

Esta situación ha repercutido en el sector geroasistencial debido a que algunos promotores, faltos de liquidez, han tenido que dejar de construir o paralizar la construcción de residencias que ya tenían en marcha.  Los grupos han ralentizado, si no paralizado, su expansión y, en consecuencia España se ha llenado de edificios a medio construir.

En Diario de Navarra vemos una descripción de la situación que vale la pena leer.