09/01/2006

PECULIAR SITUACION EN ASTURIAS

PECULIAR SITUACIÓN DE LAS RESIDENCIAS EN ASTURIAS

La situación en Asturias lleva unos meses siendo peculiar. La publicación del Decreto 79/2002 y su paulatina entrada en vigor supone que muchas de las residencias existentes no pueden adaptarse al mismo por lo que tendrán que cerrar sus puertas o esperar alguna reacción de la administración. Ver noticias anteriores sobre el tema.

El 4 de Diciembre dce 2005 el Diario la Voz de Asturias decía lo siguiente:

El número de plazas nuevas en residencias de la tercera edad creció en España un 3 por ciento en el primer semestre del 2005, mientras que en Asturias se redujo un 1,5 por ciento. Así lo asegura la Federación Nacional de Centros y Servicios de Mayores (FNM) que cifra en 131 el número de plazas geriátricas que habría perdido el Principado, en los seis primeros meses del año, en el conjunto del sector con todas las tipologías existentes, desde residencias privadas, fundaciones privadas, residencias religiosas, públicas de gestión privada y públicas cien por cien. Sin embargo, estos datos de la patronal del sector geriátrico chocan con los que maneja Administración regional. Fuentes de la Consejería de Vivienda y Servicios Sociales aseguraron que no solo no se han reducido plazas sino que se han incrementado en un número importante, exactamente en 428, entre el uno de enero y el 30 de noviembre. Las misma fuentes recordaron que solo en una residencia privada que empezó a funcionar a primeros de año en Oviedo ya supusieron más de cien nuevas plazas. Añadieron que si bien es verdad que se ha producido el cierre de tres o cuatro centros, se trata de residencias pequeñas con unas plazas que no suelen superar las diez o doce.

Según los datos de la consejería, a fecha de ayer se habrían producido 271 bajas de plazas en residencias privadas que se compensan ampliamente con las 699 nuevas plazas autorizadas. Si se computan estrictamente el primer semestre, como figura en los datos de la patronal, se habrían cerrado 246 plazas y se abrían abierto 371, lo que supone un superávit de 125. Sin embargo, según los datos de FNM, Asturias habría sido la comunidad autónoma que registró la variación negativa más grande, ya que, si bien Cantabria y La Rioja también habrían experimentado un descenso en la oferta residencial para la tercera edad, no con los parámetros de Asturias, puesto que el retroceso sería de un 0,5 y un 0,2 por ciento que, en plazas, supondría solo 20 y 5 menos respectivamente. El mismo informe de FNM recoge que Asturias y La Rioja habrían sido las únicas comunidades autónomas que en los seis primeros meses del año no sufrieron variación alguna en lo que respecta al número de centros residenciales que está en 192.

Por autonomías, según la patronal del sector, Cataluña encabeza el ránking en cuanto a oferta de plazas residenciales con 50.160, mientras que Asturias tendría unas 8.733. Y la Comunidad Valenciana habría sido la que registró un mayor incremento con un 11,2% seguida de Murcia con un aumento de plazas del 11,1 por ciento. La patronal del sector viene denunciando que el endurecimiento de la legislación lleva al cierre de centros con la consiguiente repercusión sobre la oferta a disposición de los mayores, pero desde la consejería se asegura que la mayoría se están adaptando sin problemas.

MIentras tanto el Correo Digital de 29 de Diciembre de 2005 decía

Más de 400 gijoneses están a la espera de una plaza en geriátricos públicos. El más que notable envejecimiento de la población asturiana es directamente proporcional a la demanda de plazas en geriátricos públicos. Ángel González, viceconsejero de Bienestar Social, informó ayer en Gijón de que más de 400 personas mayores del concejo se encuentran a la espera de una plaza en los Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias (ERA). La cifra aumenta día a día de forma vertiginosa, ya que en octubre había 264 gijoneses en lista de espera. Eso, «pese a que en los últimos dos años se han creado más de 200 plazas públicas en Asturias», según remarcó el viceconsejero. A escala autonómica existe una demanda de 1.405 plazas. González visitó ayer en Montevil las prospecciones de la cimentación de la parcela municipal del nuevo centro de mayores del barrio, que contará con 270 plazas y que será inaugurado «antes de que finalice esta legislatura». Estuvo acompañado por el gerente de ERA, Faustino Álvarez, y por los concejales de Vivienda, Francisco Santianes, y Servicios Sociales, María Antonia Fernández Felgueroso.

El viceconsejero de Bienestar Social subrayó lo novedoso de este centro, que aglutinará en un mismo espacio cien plazas de residencia, 30 en un centro de día y 40 apartamentos dobles, destinados a personas mayores que pueden valerse por sí mismas. El proyecto supone una inversión de 200 millones de euros y generará cien empleos, entre puestos de trabajo directos e indirectos. Por su parte, María Antonia Fernández Felgueroso destacó el progresivo envejecimiento de la población gijonesa, que tiene un 22% de personas mayores de 65 años, cuando la media española es del 17%. Esta situación obliga a redoblar los esfuerzos en las políticas asistenciales, en las que también participa el Ayuntamiento, que presta ayuda a domicilio a 2.000 familias y ha dispuesto 2.200 plazas de teleasistencia. Actualmente, Gijón cuenta con 747 plazas en los geriátricos públicos (94 de ellas concertadas). Este servicio se concentra en la Residencia Mixta, el centro de mayores Clara Ferrer y los centros de día.

El 5 de Enero de 2006 en La Voz de Asturias leemos:

En Asturias 340 mayores esperan para entrar en una residencia. En Gijón existen 15.000 habitantes mayores de 80 años y 30 de más de 100. La lista de espera para acceder a los dispositivos públicos destinados a la Tercera Edad registra en la actualidad algo más de 340 solicitudes. De ellas, 254 corresponden a personas asistidas, 51 a válidos y unas 44 a mayores que quieren acceder a los pisos tutelados. La consejera de Bienestar Social, Laura González, que realizó ayer una visita a la Residencia Mixta de Pumarín, está segura que con la entrada en vigor de la futura ley de dependencia, prevista para el 2007, se reducirá la lista de espera “pero nunca va a desaparecer”. A las dos residencias públicas existentes en Gijón se sumará un nuevo centro en Montevil, cuyo proyecto “se empezará a hacer en el primer trimestre”, afirmó González. Además, los estudios geotécnicos necesarios para el inicio de las obras ya han sido adjudicados y arrancarán de forma inminente. En la visita también estuvo presente la alcaldesa, Paz Fernández Felgueroso, quien aseguró que el envejecimiento poblacional que se viene registrando en Gijón y toda Asturias “es una buena señal”. En la actualidad, viven en Gijón unas 15.000 personas mayores de 80 años y una treintena que supera el centenar.

A partir de aquí que cada uno saque sus conclusiones.