19/07/2013

PERROS GUÍA PARA AYUDAR A ENFERMOS DE ALZHEIMER

Durante años se ha entrenado a perros para ayudar a personas ciegas pero en los últimos tiempos en Escocia están empezando a entrenar a perros para ayudar a personas mayores con demencia.  Entre las labores que podrían desarrollar los perros están la de recordar la toma de medicación.

 

Perros guía para ayudar a personas mayores con demencia y AlzheimerEn la web de la BBC lo hemos leído así:

 

Son Oscar y Kaspa, un Golden Retriever y un Labrador, respectivamente. Dos animales entrenados en Escocia, Reino Unido, para ayudar a las personas con demencia en fase inicial.

 

Los perros recibieron entrenamiento durante 18 meses, de una forma similar a los perros guías que ayudan a las personas ciegas.

 

Ya llevan cuatro meses con sus nuevos dueños y los resultados están a la vista.

 

Se les ha enseñado a responder a alarmas, cargar bolsas con medicina, incentivar a sus propietarios a leer los recordatorios y animarles a salir de la cama por la mañana.

 

Un perro para recordar

Ken y Glenys Will no pueden creer la diferencia que han experimentado sus vidas tras la llegada de Kaspa. Ken fue diagnosticado con demencia hace tres años y desde entonces había desarrollado un terrible miedo a estar solo. "Kaspa es lo mejor que nos ha pasado", dijo Glenys.

 

"Podemos ir de compras y el perro se sienta con Ken. No necesito preocuparme por él. Los dos estamos más relajados". Glenys le deja escritos recordatorios a Ken, mientras ella sale a trabajar como voluntaria, junto a una alarma para Kaspa. Frank Benham cuenta que Maureen recuperó la confianza para conversar desde que Oscar está en la casa.

 

"Si necesito encender el horno, le dejo una nota al lado de la alarma en la cocina. Cuando se activa la alarma, Kaspa le da codazos y empujones a Ken hasta que se levanta. Es simplemente increíble". Frank Benham también ha notado una gran diferencia en su esposa Maureen desde la llegada de Oscar. Maureen había perdido la confianza, porque le resultaba difícil mantener una conversación. Ahora lo hace todos los días.

 

"Te encuentras con gente en la calle y es un tema de conversación, sobre todo si Maureen los conoce".

 

"Antes de tener el perro, me frustraba", añade Frank. "Pero el perro actúa como un amortiguador entre los dos. Si funciona (el plan) será una cosa normal que las personas con Alzheimer o demencia tengan un perro. Creo que va a ser un gran logro". 

 

Ver más en la web de BBC donde también hay un interesante vídeo que ilustra la noticia.

 

La pregunta es ¿podría tener utilidad también para personas mayores  que viven en residencias geriátricas o centros de día?