12/06/2005

PLAN DE INSPECCIÓN DE RESIDENCIAS EN ANDALUCÍA

Todas las residencias andaluzas van a ser inspeccionas durante el 2005 según manifestó la propia Consejera andaluza, aunque también señaló que la amplia mayoría de las mismas funcionan correcta y profesionalmente. Aprovechó esta misma ocasión para reclamar la colaboración ciudadana a la hora de denunciar los casos de malos tratos a mayores y reconocer que el número de plazas públicas y concertadas ha crecido pero debe crecer más.
El plan de control puesto en marcha, supone llevar a cabo, a través de las correspondientes delegaciones provinciales de Igualdad y Bienestar Social, visitas a todas las residencias y servicios para este sector de población, como las viviendas tuteladas, las unidades de estancia diurna y las unidades de día. Las visitas conllevan entrevistas con los mayores residentes de acuerdo a un cuestionario protocolizado y en el que se evalúan aspectos tales como la atención que reciben, la alimentación, la asistencia sanitaria, el régimen de visitas, el trato del personal y la existencia de actividades. Se realizan a puerta cerrada y de manera individualizada. Sus respuestas junto con el resto de datos recabados sobre los profesionales y las instalaciones de cada centro servirán para evaluar el grado de cumplimiento de la formativa.

 


Aunque se pretende desvincular los presuntos acontecimientos en el centro residencial de Alhaurín de la Torre, que llevaron a su cierre cautelar, de estas manifestaciones, lo cierto es que muchos son los que interpretan todo este elenco de "anuncio" de medidas en Andalucía a estos hechos. La razón en cualquier caso no deja de ser obvia: transmitir a la población tranquilidad, seguridad y transparencia con respecto a las residencias de esta Comunidad y a la vez demostrar que los centros "piratas" o que no cumplen las exigencias normativas mínimas son un reducidísimo porcentaje del total y se trabaja por erradicarlos al completo.

 

A pesar de que el anuncio de la consejera y la consecuente inspección anual de todas las residencias puede llegar a parecer una muestra de rigor, lo mismo no resultaría nada llamativo en otras comunidades como la de Madrid o Cataluña, en las que, las correspondientes Leyes de Inspección establecen la obligación legal de inspeccionar anualmente todos los centros residenciales de atención a personas mayores.