29/05/2019  (‎1 opiniones)

Podemos planear ya el verano con las unidades de respiro familiar

¿Quieres valorar esta noticia?

Selecciona las estrellas:
 

 

 

El verano es una época difícil en ocasiones para organizar actividades cuando se tiene en el núcleo familiar a una persona dependiente. Los planes de salidas o y las coincidencias o no de vacaciones en el trabajo deben combinarse con el cuidado de la persona dependiente, ya sea renunciando al ocio, ya sea desplazándose con a persona, lo que en muchas ocasiones no es posible y, con frecuencia, causa trastornos y estrés en ella y los familiares cuidadores.

Por eso es el momento de plantearse la solución de estancias temporales en residencias para la tercera edad. De esta manera, la persona dependiente estará cuidada con todas las garantías, mientras la familia disfruta de un necesario descanso con la tranquilidad de que su familiar está atendido.

Verano en residencias de ancianosCuidar de una persona dependiente es puede ser muy cansado física y mentalmente y originar graves sobrecargas que llevan a problemas de salud serios. Es un trabajo continuo, sin descansos ni momentos de ocio personales. Es importante no sentirse culpable por querer compatibilizar la vida personal, las relaciones y el descanso con el cuidado de la persona querida. Que la persona mayor dependiente esté unos días en una residencia supondrá un descanso para su familia que afrontará mejor el regreso a la rutina.

Muchas residencias geriátricas disponen de unidades de respiro familiar, es decir, de plazas de uso temporal que se pueden utilizar por circunstancias diversas, como convalecencias tanto de la persona dependiente como de su cuidador, urgencias familiares o para descansos respiros familiares. Son estancias puntuales y acotadas en el tiempo, que responden a necesidades concretas que aseguran el cuidado.

En el momento de planificar las salidas veraniegas, debe tenerse en cuenta esta posibilidad. Los respiros familiares son imprescindibles para evitar el síndrome del cuidador, que deteriora la salud y las relaciones.

El descanso veraniego ayuda a afrontar el año. Unos pocos días al año de alejamiento de las obligaciones son saludables para la todos, incluida la persona dependiente.