05/06/2005

PREPARADOS PARA UNA POSIBLE OLA DE CALOR

De nuevo se espera que este año se alcancen en nuestro país altas temperaturas durante los meses de Junio, Julio y Agosto. Al igual que el año pasado la mayoría de Comunidades Autónomas han tomado medidas para prevenir los efectos que esta circunstancia puede acarrear en la población, sobretodo en la considerada de alto riesgo : niños y personas mayores, con carácter preferente aquellas que viven solas.

 

Este verano la principal novedad con respecto al año pasado es la introducción por parte de algunas Administraciones de nuevos mecanismos para estar en permanente contacto con la población en riesgo. Comunidades como Andalucía y Madrid enviarán mensajes telefónicos para alertar del calor.

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía en concreto refuerza su Plan de Prevención contra los Efectos de las Altas Temperaturas con un nuevo servicio de mensajes SMS gestionado por el Centro de Información y Servicios al Ciudadano " Salud Responde", que va a permitir que todas las personas que lo soliciten al teléfono 902.505.060 puedan recibir avisos con consejos básicos para afrontar el calor. La frecuencia será más intensa con los colectivos especialmente vulnerables. A parte de este sistema, el cerca de un millón de personas mayores que residen en esta Comunidad Autónoma van a recibir en sus hogares información personalizada. De todas estas personas se priorizará aquellas que su situación revista mayor fragilidad, y se les proporcionará un seguimiento continuado llevado a cabo por profesionales sanitarios a través del antes mencionado servicio "Salud Responde", les llamarán para conocer cómo se encuentran, ofreciéndoles recomendaciones y en el caso de que sea necesario facilitándoles asistencia sanitaria. Todo ello se complementa con un manual preparado por la Consejería de Salud bajo el título " las vacaciones más sanas" con información detallada de cómo sobrellevar las altas temperaturas.

Por otra parte, entes locales y Diputaciones que disponen de mecanismos de teleasistencia distribuidos entre la población mayor han diseñado protocolos específicos para el periodo estival. A través de los teleoperadores que controlan este servicio se proporcionarán consejos a los mayores para protegerles del calor.

Una vez más se evidencia cómo la teleasistencia es un recurso a tener muy presente en el catálogo de servicios a ofrecer a nuestros mayores y una extraordinaria forma de ofrecer seguridad y tranquilidad a la persona que vive sola.