15/03/2012

PRESENTADO EL MODELO DE ACREDITACIÓN DE EDAD Y VIDA

La Fundación Edad&Vida presentó ayer en la sede del IMSERSO el estudio “Modelo de acreditación de servicios de atención a personas mayores en situación de dependencia” elaborado por Antares Consulting y la Comisión de Dependencia y Acreditación de la Fundación Edad&Vida. En la presentación del estudio participaron el Director General del IMSERSO, César Antón, y el Presidente de la Fundación Edad&Vida, Higinio Raventós.

Este estudio surge de la necesidad de definir un modelo de acreditación que desde Edad&Vida entendemos que no está bien resuelto a pesar de que hace ya tres años el Consejo Territorial del SAAD acordara unos criterios mínimos comunes de acreditación para garantizar la calidad de los centros y servicios del SAAD[1]. Por este motivo, la Fundación Edad&Vida ha elaborado este informe cuyo resultado es una propuesta de modelo para la acreditación de centros y servicios de atención a estas personas que garantice que se da una atención individualizada de calidad, adaptada a las necesidades de cada uno, centrada en el respeto a su dignidad, autonomía y privacidad y que asegure el bienestar y la seguridad de las personas en situación de dependencia.

Ponentes de la presentación de Edad y Vida sobre acreditaciónSe trata de un modelo de acreditación, que por primera vez en España, está orientado a valorar los resultados que consigue la atención prestada, huyendo de la exclusiva valoración de cumplimientos estructurales y funcionales, y además desglosa las exigencias técnicas según el grado de dependencia de las personas atendidas. Para su definición se ha partido del marco legal vigente y se han analizado y contrastado distintos modelos internacionales de acreditación.

Además, la Fundación Edad&Vida entiende que, para preservar el derecho de las personas en situación de dependencia a acceder en condiciones de igualdad a las prestaciones y servicios previstos en la Ley de Dependencia y a disfrutar de niveles de calidad equiparables, resulta necesario establecer un modelo de acreditación básico común para el conjunto del Estado, de aplicación tanto en entidades privadas como públicas, sin perjuicio de las competencias de las Comunidades Autónomas.

El modelo propuesto por la Fundación Edad&Vida se estructura alrededor de la diferente tipología de servicios y su intensidad y carga de trabajo por grados de dependencia, e incluye propuestas concretas para su implantación, en función del grado de desarrollo de los modelos actuales.

Teniendo en cuenta esta realidad y el contexto actual tanto en las Comunidades Autónomas como en los propios proveedores de servicios, la Fundación Edad&Vida considera imprescindible que, como paso previo a la implantación del modelo de acreditación por grados de dependencia previstos en la Ley, se lleve a cabo la definición precisa, por parte de las Administraciones, de la tipología y capacidades de los centros residenciales y centros de día susceptibles de ser acreditados y que, las mismas Administraciones, activen las herramientas necesarias que permitan la puesta en marcha del modelo, desarrollando conjuntamente con los agentes del sector, la normativa necesaria  que regule el proceso y las condiciones necesarias  para obtener la acreditación para cada grado de dependencia.

Por esta misma razón, propone la implantación del modelo en dos fases: una primera fase a corto plazo en la que debería acreditarse el cumplimiento de algunas exigencias del modelo e iniciarse el registro del valor de los indicadores de resultado sugeridos, y una segunda, a medio plazo, en la que debería acreditarse el total cumplimiento de las exigencias del modelo, incluidas las que hacen referencia a estándares cuantitativos de resultado de la atención.

El estudio destaca también que, para que el proceso de acreditación sea homogéneo y transparente, resulta básico que la evaluación sea realizada por entidades externas, autorizadas por la Administración y elegidas libremente por los proveedores de servicios, y que se proporcione una buena formación en los objetivos, contenidos y evaluación del modelo a todas las personas implicadas en el proceso de acreditación. Además, la comunicación pública de los resultados de la acreditación, con la difusión de aquellos centros que hayan obtenido el certificado de centro acreditado por la Administración, dotará de más transparencia al proceso, lo que sin duda redundará en una mejora de la calidad del servicio ofrecido.

 

SITUACIÓN ACTUAL DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

 

Dado que la competencia para acreditar centros, servicios y entidades corresponde a las Comunidades Autónomas, el estudio de la Fundación Edad&Vida realiza también una revisión de las exigencias que recoge cada normativa autonómica con respecto a la acreditación de centros. De este análisis se desprende que, además de que no todas las CCAA tienen una normativa específica, cosa que desde Edad&Vida consideramos importante que exista, entre las que sí disponen de ella hay diferencias de rango legislativo y además diferencias importantes en los años de desarrollo de las normativas existentes, ya que en algunas CCAA se ha desarrollado y aprobado con posterioridad una nueva ley de servicios sociales que cita la necesidad de impulsar la acreditación de centros y servicios.

En definitiva desde Edad&Vida proponemos un modelo básico y común para todo el Estado sin perjuicio de las competencias de las CCAA. Un modelo cuyo único fin es mejorar la calidad de vida de las personas mayores en situación de dependencia.

 


[1] RESOLUCIÓN del 2 de diciembre de 2008, de la Secretaría de Estado de Política Social, Familias y Atención a la Dependencia y a la Discapacidad, por la que se publica el Acuerdo del Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, sobre criterios comunes de acreditación para garantizar la calidad de los Centros y servicios del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia.