14/04/2008

RESIDENCIA A CAMBIO DE CEDER EL PISO DURANTE 10 AÑOS

RESIDENCIA PÚBLICA A CAMBIO DE CEDER 10 AÑOS LA VIVIENDA

Debido a la desidia que ha demostrado el gobierno a la hora de desarrollar la Ley de Depdencia todavía no tenemo la norma que debe regular el copago o la acreditación de centros. Así las cosas, cada comunidad, y en el caso del país Vasco, cada provincia, intenta solucionar como puede los problemas de financiación del sistema de protección a la dependencia.

Sabemos, porque lo dice la Ley, que en el copago se tendrá en cuenta la capacidad económica considerando ésta como renta más patrimonio, pero más allá de esta letra poco más se puede deducir.

Parece que, desde la Diputación Foral de Vizcaya están estudiando una idea original que pretende aliviar de una sola tacada dos graves problemas sociales: las dificultades que encuentran las personas mayores para acceder a una residencia por falta de recursos económicos y la escasez de oferta de pisos en alquiler social, dirigidos a que las rentas más bajas puedan acceder a una vivienda. La institución foral ha visto la posibilidad de conjugar ambas necesidades mediante un trueque: los mayores podrían acceder a una plaza residencial de forma gratuita e indefinida si aceptan ceder su vivienda a la Diputación durante diez años, para que la institución pueda alquilarla a precios sociales.

De momento el proyecto ha empezado su camino en las Juntas Generales de Vizcaya donde se ha aprobado realizar un estudio para comprobar si la propuesta es viable (esperemos que el estudio y la propuesta salga antes de que aparezca el Real Decreto de Copago). 'Se trata de cuantificar las viviendas que quedarían disponibles y saber cuántas personas de las que quieren una plaza residencial estarían dispuestas a ceder su casa y en qué condiciones. Con esos datos en la mano, será el momento de proponer medidas concretas para que no nos quedemos en un simple brindis al sol'.

La medida puede suponer un golpe para los modelos privados de hipoteca inversa y rentas vitalicias, no tanto por su aplicación en una provincia sino en la medida en que se pueda convertir en ejemplo a seguir. Para los políticos puede ser una buena solución para el acceso a residencias y para aumenar el parque de viviendas en alquiler. El peligro que puede conllevar es que el aparato burocrático necesario para mantener el sistema cueste más que los efectos positivos que produzca. ¿No sería mejor mirar si en el mercado existe algún producto que pueda producir un efecto análogo y fomentarlo?

Información en Terra.es