16/01/2012

SACAR AL MAYOR DE LA RESIDENCIA PARA COBRAR LA AYUDA

Uno de los defectos de la Ley de Dependencia, cuando se aplica a grandes dependientes radica en que se castiga la atención profesionalizada premiando que personas que necesitan atención 24 horas al día queden al cuidado de sus familiares sin comprobaciones posteriores.  Esto hace que en alguna situaciones, alguien que está recibiendo atención en una residencia sea "sacado" de la misma por sus familiares, no porque éstos prefieran cuidarlo en casa sino porque es la opción "económicamente más favorable". 

El familiar de una una persona gran dependiente con unos ingresos de 800 Euros al mes debería optar entre que esta persona reciba atención en una residencia haciendo un copago de unos 200€/mes o cuidarlo en casa manteniendo íntegramente los 800€ más una ayuda de unos 400€ (las cifras son aproximativas y dependen de la comunidad autónoma).

Una noticia aparecida en La Voz de Arousa, explica la situación con una frase muy clara Si hasta hace poco el principal problema que tenían era hacerse cargo de su cuidado por la imposibilidad de compaginarlo con sus trabajos, ahora la principal dificultad es la económica.

En Marzo de 2010 el Gobierno hizo un intento por evitar que la "huida de las residencias" se produjese por un motivo económico y no de necesidad del dependiente.  No obstante, el Decreto que se aprobó entonces estaba tan mal hecho que no consiguió en absoluto sus objetivos (Ver opinión de Josep de Martí en su blog).

Una cuestion interesante a tratar ahora que se plantea una modificación de la Ley.