02/07/2012

SANITAS ACREDTIA DOS RESIDENCIAS DE MADRID COMO LIBRES DE SUJECCIONES

Los centros Sanitas Residencial Puerta de Hierro y Sanitas Residencial Las Rozas han sido reconocidos como "Centros Libres de Sujeciones”  por la Confederación Española de Organizaciones de Mayores, CEOMA. Se trata de los primeros centros de la Comunidad de Madrid en conseguir esta acreditación. Sanitas Residencial Puerta de Hierro ha sido el primer centro de la Comunidad de Madrid que pasó con éxito la acreditación como centro libre de sujeciones a finales del pasado abril y es el primer centro monográfico de atención a personas mayores con demencia que la obtiene. En el caso de Sanitas Residencial Las Rozas es el primer centro concertado con este reconocimiento en la Comunidad de Madrid.

Las directoras de los centros Sanitas Residencial Puerta de Hierro y Las Rozas, Maria Pascual y Eva de la Cruz, respectivamente, han recibido la acreditación de manos del presidente de la Confederación Española de Organización de Mayores, CEOMA, José Luis Méler y De Ugarte y del presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias, CEAFA,  Arsenio Hueros.
Esta certificación reconoce al proyecto "Por una residencia sin sujeciones”, que puso en marcha Sanitas Residencial a principios de 2011 y que ha conseguido eliminar el uso de las sujeciones, de acuerdo con la nueva filosofía de cuidados de la residencia, y disponer de otras medidas para mantener la movilidad de la persona mayor y mejorar su calidad de vida. Es una nueva forma de evaluar la relación riesgo-beneficios de ciertas medidas terapéuticas y de dar más valor a la mejora de la calidad de vida de los residentes.

Para el presidente de la Confederación Española de Organización de Mayores, José Luis Méler y De Ugarte, es fundamental concienciar a la sociedad y al sector de la importancia de eliminar las sujeciones para conseguir que los mayores tengan una vida digna. Asimismo, ha añadido que "las experiencias de otros países nos han enseñado que se pueden llegar a erradicar completamente. Este programa es, por tanto, una iniciativa completamente innovadora. No existe nada parecido en nuestro país y por eso nuestro Programa Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer se ha convertido en la única referencia para todos los colectivos interesados".

El presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (CEAFA), Arsenio Hueros, ha respaldado la iniciativa puesta en marcha por Sanitas Residencial y ha puntualizado: "programas como el que ha desarrollado Sanitas Residencial son fundamentales para garantizar que las personas con demencia mejoren su calidad de vida”.

Por su parte, el director Técnico y de Organización de Sanitas Residencial, Pedro Cano, ha explicado: "en Sanitas Residencial somos pioneros en promover una nueva forma de cuidar a las personas con demencia. Estamos convencidos de que el proyecto "Por una residencia sin sujeciones” es muy positivo en términos de mejora de calidad de vida, movilidad y aumento de la capacidad de autonomía de las personas con demencia”. El cambio de cultura se produce fundamentalmente con más trabajo en equipo, con formación a los cuidadores y al resto de profesionales y con información precisa, formación y colaboración de las familias.
Sanitas Residencial Las Rozas y Sanitas Residencial Puerta de Hierro han completado el programa "Por una residencia sin sujeciones”

Como la mayoría de residencias en España, al iniciar el programa tanto Sanitas Residencial Las Rozas como Sanitas Residencial Puerta de Hierro, tenían un porcentaje significativo de los residentes con pautas de uso de sujeciones. Como resultado del programa puesto en marcha, en la actualidad, ninguno de los mayores las necesitan.

La directora de Sanitas Residencial Las Rozas, Eva de la Cruz, ha destacado que en la organización del programa se establecieron semanalmente reuniones con todo el equipo multidisciplinar y una vez que se veía que al residente se le podía desatar sin correr riesgos, se diseñaron todas las pautas. Además, la directora de Sanitas Residencial Las Rozas  ha señalado que el éxito del programa en su centro no hubiera sido posible sin el alto compromiso adquirido y el trabajo realizado por cada una de las personas que conforman el equipo de Sanitas Residencial Las Rozas.

Sanitas apuesta por residencias sin sujeccionesPor su parte, la directora de Sanitas Residencial Puerta de Hierro, María Pascual, ha asegurado que, en su caso, al padecer todas las personas algún tipo de demencia, el programa exigía un seguimiento más exhaustivo de la pauta médica y una formación más completa, impartida por la Fundación Maria Wolff.

El uso de las sujeciones originalmente pretendía prevenir situaciones de riesgo en determinados tipos de residentes. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha demostrado que su utilización acarrea algunos problemas y que disminuye la calidad de vida de la persona: aparición de úlceras por presión, incontinencia, trastornos conductuales, inmovilidad, atrofia muscular, etc.

El primer paso para la puesta en marcha de este proyecto fue realizar un análisis exhaustivo de la situación de cada persona porque la diversidad de los casos requiere de una planificación previa para determinar qué consecuencias ha tenido el uso de sujeciones y cuáles serán los efectos de su eliminación.

El método de trabajo establecido por Sanitas, y que se ha llevado a cabo en ambos centros, incluye formación para todo el personal y un plan de acciones multidisciplinar. La Fundación Maria Wolff impartió parte del programa disciplinar a todo el equipo asistencial y ofreció una charla informativa a todos los familiares. Así, el personal de ambos centros entendió que el uso de sujeciones no está directamente relacionado con la idea de evitar posibles caídas pero que sí tiene incidencia directa con la pérdida de tono muscular.

Tanto en Sanitas Residencial Las Rozas como en Sanitas Residencial Puerta de Hierro además de informar y sensibilizar a todo el equipo técnico –médico, enfermeras, terapeutas, psicóloga, supervisora, etc.-  se cambió la organización de trabajo del fisioterapeuta para optimizar la ambulación y el control postural del dependiente en las sillas o butacas y evitar así las sujeciones. Incluso se recurrió a la modificación de los espacios físicos con el fin de que los residentes puedan transitar de forma más segura y mejorar la vigilancia en las zonas comunes.
Después de retirar las sujeciones, se realizó un seguimiento para evaluar si la persona necesita ayudas adicionales como fisioterapia personalizada, terapias no farmacológicas, retirada de la medicación neuroléptica o la adquisición de recursos técnicos como sensores de movimiento o caídas, camas ultra bajas, y retenedores de bloqueo de puertas de emergencia con teclado para clave de seguridad.

En el programa también se ha contado con el apoyo de las familias que han sido puntualmente informadas sobre las claves del proyecto y las distintas fases del mismo.

El proyecto "Por una residencia sin sujeciones” ha demostrado una reducción en el número de caídas que sufren los residentes y también en la cifra de aquellas que tienen consecuencias más graves, como fracturas o traumatismos cráneo-encefálicos. Incluso, se ha comprobado que en los centros sin sujeciones se respira un ambiente calmado, apacible, donde tanto residentes como trabajadores se sienten cómodos. Un cambio de cultura que incluye la personalización de la atención al residente.