06/08/2015

Se va de la residencia para tatuarse un corazón

Una noticia aparecida en los medios de comunicación Británicos ha tenido un gran predicamento en España.  Al parecer  Una bisabuela que vivía en una residencia geriátrica en Irlanda del Norte, decidió irse un día para acudir a un tatuador, porque quería tatuarse un corazón en el brazo.

Abuela con tatuaje de la residencia

La bisabuela que se fue de la residencia para tatuarse

 
En el Reino Unido la prensa sensacionalista está llena de noticias de carácter "humano" llamadas a conmover.  En este caso llama la atención que alguien mayor se compinchase con su nieta para irse en su andador, sin decir nada a nadie de la residencia, a hacerse su primer tatuaje, sacando fotografías de todo el proceso de forma que después pudiese convertirse en noticia. 
 
Seguro que muchas personas mayores que viven en residencias geriátricas inglesas tienen tatuajes, pero, hacerse el primero a los 79 años llama la atención.
 
En la noticia original aparecida en el periódico El Mirror se destaca la vivencia de cada uno:  la sorpresa del hijo que va a la residencia geriátrica a ver a su madre y encuentra la habitación vacía "con sólo una silla de ruedas".  La respuesta de la señora cuando el tatuador le pregunta qué pensará la familia del tatuaje "no me importa una mierda".  La ovación de los jóvenes que estaban en el local de tatuaje y cómo la anciana se sorprendió de que no le había dolido tanto cómo pensaba.  Y así sigue.
 

¿"Se fue" de la residencia de ancianos  o "se escapó"?

 
Lo curioso es que, cuando la noticia llega a España y la recogen nuestros medios de comunicación, lo que en Inglés se explica como "una bisabuela desaparece de la residencia" se covierte en "una anciana se escapa de un geriátrico".    Así, el peso en la  prensa inglesa se pone en la aventura de una mujer mayor que quiere hacerse su primer tatuaje mientras en España se introduce el concepto de "evasión" que no aparece en la noticia original e incluso se aprovecha para criticar a las residencias en general   "Ancianos a la Fuga".
 
Lo bueno de la noticia es que ayuda a romper los estereotipos que muestran a las personas mayores como pasivas y resistentes al cambio.
 
En España, en muchas residencias de mayores la señora no habría necesitado "escaparse", es más, el problema con la decisión de hacerse un tatuaje lo habría tenido más con su propia familia que con el centro.
 
La fotografía es un enlace director a la noticia a parecida en el periódico The Mirror