14/09/2017

Tecnología para los mayores

De un tiempo a esta parte están apareciendo aparatos que se conectan a la red wifi, tienen formas singulares y nombres sofisticados. Se trata de dispositivos diseñados para mejorar la calidad de vida en la tercera edad. Mejoran el día a día de las personas mayores, aportan tranquilidad a sus familias y se reconocen en ellos muchas ventajas y pocos inconvenientes.

El avance de la tecnología en los últimos años supone un impulso no solo en las redes de comunicación, sino en facilidades para el desenvolvimiento cotidiano de personas que por su edad o por su situación presentan dificultades de movilidad o de tipo cognitivo.

qardio base para tercera edadLos usos tecnológicos aplicados al bienestar de la tercera edad son tantos y tan variados que algunos artilugios sorprenden. Desde hace algunos años, se pueden encontrar en el mercado todo tipo mecanismos capaces de amplificar sonido o medir la presión arterial: como el Qardio Core, monitor cardiaco que, conectado a un smarthphone, es capaz de rastrear la frecuencia cardiaca, los niveles de estrés o las tasas respiratorias, un pequeño médico al alcance de la mano. Para la memoria y recordar las horas y dosis de la medicación está el Bitacarry Dran con sus compartimentos y programación que permite hasta siete recordatorios diarios, por lo que acordarse ya no es un problema, con este sistema las personas estarán medicadas en su justa medida a salvo de olvidos que hagan que no tomen la dosis o que la repitan, con la consiguiente tranquilidad para ellas, sus familias y sus médicos. Otros, más refinados, podrían parecer un complemento de moda cuando se llevan puestos, como la Silincode SOS. Disponible en varios colores y tallas salvar la vida de quien la porte, ya que dispone de todos los datos personales y médicos de la persona que la lleva puesta.

Estos son solo algunos ejemplos de como la vida de una persona puede mejorar con la simple introducción de nuevos compañeros de viaje en forma de gadgets, esos utensilios tecnológicos que facilitan cualquier tarea cotidiana o nos dan tranquilidad por estar en contacto ante cualquier emergencia sin tener que esforzarnos.

Las estadísticas demuestran que, si bien las personas mayores se muestran reticentes a utilizar estas ayudas, este rechazo desaparece cuando comprueban como el uso de estos mejoran sus vidas.

Además, mucha de su difusión tiene que ver con que cada vez son más los municipios la teleasistencia y que trabajan en la creación de programas enfocados en capacitar a los ancianos para el manejo de estos recursos y que promueven el uso de aparatos que ayudan, protegen y mejoran sus vidas, además de ser un garante de autonomía personal que en numerosas ocasiones retrasa el ingreso en residencias geriátricas o ayuda cuando ya se vive en ellas a un mejor control por parte de los profesionales y a una mayor independencia por parte de los usuarios.