26/08/2015

Tercera edad al volante. Conducir empieza a ser cosa de mayores

 Si bien las estadísticas se refieren a Estados Unidos, a poco que no fijemos, veremos que en nuestras calles está pasando algo similar. Y es que las personas mayores, ya sin cargas familiares y con más años saludables por delante, quieren viajar más, en coches particulares, cómodos y bien equipados, por lo que se han convertido en un grupo potencial de clientes en el que ya se han fijado los fabricantes. 

 

Si, durante muchos años parecía que el objetivo de venta de los coches era la juventud agresiva o las personas "maduras-jóvenes" parece que ahora se están fijando puramente en el conductor anciano. 

 

Conductor ancianoEn la primera economía del mundo, los ancianos estadounidenses no han estado nunca antes más sanos ni han tenido un bolsillo tan desahogado. También es importante que los coches nuevos están equipados cada vez con más tecnología que ayuda a conductores con menos visión o problemas de movilidad. Este conjunto de circunstancias ha llevado a la industria a la conclusión de que los pensionistas son un núcleo de compradores prometedor. 

 

Las carreteras de Estados Unidos tienen cada vez más conductores veteranos: de 2003 a 2013, el número de conductores con más de 65 años aumentó en 8,2 millones, un crecimiento del 29?%, según datos del Censo de Estados Unidos. 

 

Las personas mayores con capacidad no están dispuestas a renunciar a seguir disfrutando al volante: actualmente hay alrededor de 3,5 millones de conductores estadounidenses con más de 84 años, lo que representa un incremento del 43?% en una década. 

 

En el otro extremo del espectro de edad, los adolescentes actuales no tienen las ganas ni el dinero que tenían a su edad sus padres y abuelos para comprarse un coche. Es significativo que mientras aumentaba espectacularmente el número de personas mayores al volante, el de menores de 20 años se redujo en un 3?%. 

 

Otra faceta importante a considerar es que las personas mayores cambian de coche con más periodicidad. Es decir, los jóvenes son el futuro, pero la tercera edad dispone del dinero en efectivo y quiere gastarlo mientras pueda. 

 

Es de destacar que no solo es que compren más, también gastan más en los modelos. Plataformas de ventacomo CarGurus, de Boston, indican que el vehículo más buscado por las personas mayores en su sitio en los últimos años es el Chevrolet Corvette 

 

Entre 1989 a 2013, el gasto de los consumidores de entre 65 y 74 años aumentó un 18?%y los gastos de los mayores de 75 años un 15?%, según un análisis reciente realizado por el New York Times. Sin embargo, los menores de 55 años gastan menos.  

 

Esta oleada de compras de automóviles de lujo es esperable. Los estadounidenses están viviendo más tiempo que nunca y con mejor salud: la esperanza de vida en EE.?UU. ha aumentado en 3,3 años en las últimas dos décadas. 

 Por otra parte, las nuevas características de seguridad permiten que las personas mayores sigan a volante más tiempo y les induce a acudir al mercado a por modelos más nuevos con prestaciones mayores de seguridad: asistente de frenado activo, advertencias de punto ciego y sensores indican que se sigue en el carril. En mayo de 2018, las cámaras con copia de seguridad serán un requisito en todos los coches nuevos en el país. 

 

Ben Winter, vicepresidente de Fiat Chrysler Automóviles para la planificación de productos, llama a estos clientes «los maduros» y señala que estos conductores tienden a inclinarse hacia grandes berlinas y monovolúmenes, lo que marca la estrategia de los grandes grupos automovilísticos. «No ignoramos cualquier grupo nunca, pero algunos de los indicadores son bastante convincentes », dice Winter, «estamos hablando de este grupo mucho más de lo que solíamos». 

 

Es razonable pensar que en nuestro entorno las cosas no son en exceso dispares o que tenderán hacia ese camino en un futuro. España es uno de los países con más esperanza de vida del planeta y con una pirámide poblacional con una franja cada vez mayor de tercera edad. Es cierto que la crisis ha obligado a muchos jubilados a hacerse cargo de hijos y nietos, pero también es la época de la vida donde ya no hay hipotecas ni que pagar estudios y viajes a los hijos, por lo que las personas mayores pueden disponer de tiempo, estancias en residencias de mayores, balnearios… Disfrutar merecidamente de lo mucho que la vida les ofrece. Y lo más importante, siguiendo todas las medidas de seguridad, recomendaciones de la DGT y con conciencia de los riesgos y limitaciones que todos añadimos al cumplir años. 

 

 

Más información en: