07/10/2014

TOMANDO EL PULSO A LA DEPENDENCIA

La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha valorado el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2015 poniendo de manifiesto que la partida que se va a dedicar a dependencia no se incrementa mientras, según las previsiones de la última modificaición de la Ley de Dependencia, a partir del 1 de julio de 2015, las personas que tengan la valoración de dependencia moderada emprezarán a tener derecho a recibir prestaciones.

¿Cómo podrán pagarse esas prestaciones si se mantiene el presupuesto?

La situación, para la Asociación, es grave si tenemos en cuenta que, además, existen hoy unas 175.000 personas dependientes que tienen derecho a recibir una prestación pero todavía no la reciben (lo que se conoce como el "liimbo de la dependencia").

Utilizando los datos del propio IMSERSO se pone de manifiesto que, a pesar de que el número de personas dependientes ha aumentado en los últimos años, el dependientes que reciben algún tipo de prestación no lo ha hecho por lo que, en realidad, a finales de 2014 hay menos dependientes recibiendo prestaciones que en 2011.  Este es el gráfico que contiene los datos.

Evolución de dependientes atendidos por la LAPAD

 

Así lo expone la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales:

En la actualidad hay en España más de un millón doscientas mil personas dictaminadas como dependientes, de las que la Ley reconoce con 

Dependientes en España, reconocidos y atendidos

derecho a atención cerca de novecientas mil. Casi un 20% de dependientes con derecho a atención están desatendidos en un flagrante incumplimiento de la Ley y de los plazos marcados para prestar atención.

Si bien es cierto que esa lista de espera ("limbo”) se ha reducido considerablemente en los dos últimos años, es lamentable comprobar cómo esto no ha sido fruto de un incremento en el número de personas atendidas sino que se ha debido fundamentalmente a las bajas causadas sin haber recibido atención. El panorama es de colapso evidente del sistema por inanición. Las nuevas altas en servicios y prestaciones ni tan siquiera cubren las bajas de forma que actualmente ya hay menos atendidos que diciembre de 2011.

 

Y, mientras tanto, la Asociación Catalana ASCAD, que agrupa a directores de servicios de atención a la dependencia en Cataluña, ha encontrado una forma gráfica de retratar la situación generada por el ICASS al suspender unilateralmente la tramitación de Prestaciones Económicas Vinculadas (PEVS) que permitían el ingreso de mayores en residencias geriátricas privadas acreditadas.   Esa suspensión ha provocado que unas 2.400 personas hayan dejado de poder ingresar en una residencia de mayores entre julio de 2013 y la actualidad.

Así lo ve ASCAD:

1.- Solo en el 2014 hemos perdido 2.456 plazas residenciales en Catalunya. (540 de atención residencial y 1916 de Prestación Vinculada (PEVS)). 

2.- Si calculamos la inversión que se ha hecho para crear esas 2.456 plazas y estimando una media de coste de creación de 50.000 €/plaza nos da la alarmante inversión desaprovechada de 122.800.000 €. (si, no te equivocas, son ciento veintidós millones ochocientos mil euros "tirados”).

3.- Si calculamos que la normativa en Catalunya sobre residencias asistidas para personas mayores dice que debe haber un mínimo de 20m2 por residente, la edificación mínima realizada es unos 49.120 m2. de superficie con todos los equipamientos correspondientes, esto es el equivalente a 7 campos de fútbol para hacernos una idea de volúmenes. En estos centros, hoy ciudad fantasma, tendrían que estar esos 2.500 dependientes.

4.- A nivel laboral, y aplicando una ratio de dependencias medias, nos vamos a una destrucción directa de más de 1.000 empleos de una cierta calidad tanto en cuanto afectan básicamente al colectivo de mujeres siendo además empleos de proximidad con lo que eso quiere decir de daño a un tejido social estructurado y en unos ámbitos localizados.

5.- Teniendo en cuenta que la tasa de retorno de la inversión pública en atención a la dependencia es de las más altas superando el 0.40, es decir que por cada euro invertido el retorno a la Tesorería del Estado es de 40 céntimos, y suponiendo que la ayuda media a estos 2.456 dependientes fuera de 800 €. la pérdida de ingresos por retorno de la Tesorería podríamos estimarla en unos 786 M. de €. No queremos entrar en demagogias pero el listado que podríamos hacer de subvenciones prioritarias y no preceptivas legalmente en ámbitos con retornos despreciables sería muy largo...

El documento difundido por ASCAD intenta dar alguna explicación a por qué la Generalitat ha dejado de pagar una parte de los conciertos a sólo algunas empresas gestoras e ironiza con el hecho de que la Generalitat esté poniendo en marcha ahora cursos de detección del maltrado a personas mayores con estas palabras:

Suprimo prestaciones reconocidas que legalmente no puedo suprimir, pero las "congelo”, con ello induzco a desatención y la desatención conlleva a riesgo vital y sufrimiento por acción u omisión… y quien hace sufrir, maltrata ni que sea indirectamente y entonces hago cursillos para detectarlo y combatirlo y de paso abandero que estoy en contra del mismo…. y el bucle sigue dando vueltas, vueltas y vueltas”. ¡Kafka en estado puro!

Ver documento completo de ASCAD