19/06/2006

TRABAJO DE PERSONAS MAYORES EN MÉXICO

NO EN TODO EL MUNDO LA JUBILACIÓN ES UN DERECHO

 

Recientemente nos ha llamado la atención la noticia aparecida en la web unomasuno morelos sobre las condiciones de trabajo de las personas de tercera edad en un estado de México. A veces en nuestras latitudes nos imaginamos que todo el mundo tiene lo que tenemos nosotros y pensamos lo mucho que nos queda por hacer. Vale la pena ver qué pasa cuando no existe la posibilidad de jubilarse y la única opción es seguir trabajando en una edad en la que la fuerza va declinando.

Trabajadores de la tercera edad, que por necesidades económicas se prestan para hacer servicios de limpieza y otro tipo de jornada laboral, son víctimas de violaciones a sus derechos laborales por parte de las empresas que son contratados, informó Víctor Manuel Domínguez, abogado laboralista.

En entrevista, dijo que a estos trabajadores básicamente se les niega el Seguro Social permanente, así como el pago de salarios por incapacidad médica, de igual forma, para algunos la parte proporcional del reparto de utilidades, que de acuerdo con las leyes laborales deberían haber recibido durante la segunda quincena de mayo último.

Se quejan de que, pese a su edad, se les obliga a mantener impecablemente limpias algunas zonas de las empresas en las cuales prestan servicios, "se nos regaña y acusa de ser flojos y a diario somos amenazados de que nos van a correr, diciéndonos que a ver qué otra empresa nos ocupa, pues ya estamos muy viejos”, acotaron.

Explicó el abogado que entre los denunciantes hay mujeres hasta de 70 años, algunas son viudas viven solas a pesar de tener hijos, que casi no los visitan o poco les interesa, la mayoría de ellos, incluyendo a los hombres que casi no se atreven a hablar, pero con su presencia y movimientos de cabeza secundan lo dicho por sus compañeras, trabajan indistintamente en alguno de los tres turnos en que se dividen las labores; matutino, diurno y nocturno.

Respecto al Seguro Social, los quejosos señalan que es "común que cuando algunos nos enfermamos y acudimos a la clínica que nos corresponde y por el mal que padecemos en ese momento se nos expide una incapacidad médica, al presentarla a la empresa no nos paga los días que no laboramos y cuando reclamamos, se nos responde que debemos agradecer que no nos quiten el trabajo por haber faltado”, señalaron.

Domínguez Casarrubias, expresó que tales acciones no deben quedar impunes, por lo que los empleados de la tercera edad, a pesar de que es el conducto oficial para hacer que las empresas que contratan este tipo de personal, cumplan y se obliguen con sus trabajadores, como aparece asentado en los contratos y convenios que llegan a firmar, sentenció el jurista en derecho.

Finalmente, dijo que este tipo de empresas que marginan a los trabajadores de edad avanzada, deben ser investigadas por las autoridades de rango laboral y se les sancione por su comportamiento.