22/01/2013

UN MINISTRO JAPONES PREFERIRÍA QUE SE MURIESEN LOS VIEJOS

En una polémica declaración, Taro Arso,  ministro de Finanzas de Japón, de 72 años, se ha manifestado contra las unidades de reanimación y los tratamientos para prolongar la vida, según el diario The Guardian, que le cita diciendo que le sentaría mal que le ayudaran a prolongar su vida, más si cabe sabiendo que ese tratamiento "lo paga el Estado".

Taro Arso quiere que se mueran los viejos para ahorrar
En una reunión del Consejo Nacional de Seguridad Social sobre las reformas a acometer para alivar la carga fiscal, Taro Aso dijo que "el problema no se resolverá a menos que les dejemos que se den prisa y se mueran".


"Di mi opinión personal, que es importante no prolongar la vida con tratamientos y pasar los últimos días de vida en paz". Sus manifestaciones se enmarcan en un contexto en el que casi una cuarta parte de la población de Japón, 128 millones de habitantes, son mayores de 60 años. Con una tendencia clara a aumentar hasta el  40% antes de 50 años.


El aumento de los gastos sociales, especialmente en servicios dirigidos a personas mayores ya ha supuso un incremento de un 10% en  los impuestos en el periódo de un año.


Aso, que ya es conocido por otras polémicas en el pasado, intentó matizar sus palabras horas más tarde. Reconoció que fue una expresión "inadecuada" e insistió en que hablaba solo a título personal y sobre como quisiera morir: "Les dije lo que yo personalmente creo, que es importante no prolongar la vida con tratamientos y ser capaz de pasar los últimos días de vida en paz."


No es la primera vez que Aso cuestiona el deber del Estado para con la población anciana. En 2008, mientras fue primer ministro, ya pidió a los pensionistas "chochos" que cuidasen mejor de su salud para aliviar las cargas al Estado.


"¿Por qué tengo que pagar por las personas que sólo comen y beben y no hacen ningún esfuerzo?", se preguntó entonces.

Ver opinión de Josep de Martí