17/01/2013

UN SIGLO DE LISTA DE ESPERA PARA INGRESAR EN UNA RESIDENCIA

Si unos meses o incluso dos años de lista de espera para la asignación de una plaza en una residenciad pública parace algo intolerable, lo que, según se ha expueston en diferentes medios de comunicación, sucede en la residencia "Hogar de Bienestar Número 1" de la capital china, Pekín o Beijing resulta especialmente llamativo:  Hay más de 10.000 solicitantes en espera de las 1.100 camas que ofrecen.

Mayores en chinaUn miembro del personal de la casa dijo al diario Beijing Evening News que las personas que solicitan ahora una plaza tendría que esperar toda una vida para entrar ya que sólo se producen una docena de plazas al año.

La residencia se encuentra en el céntrico barrio de Chaoyang y ofrece atención por precios que oscilan entre los 65 y los 300€ al mes.


China está envejeciendo rápidamente. Para el año 2015 habrá 220 millones mayores de 60 años y dentro de 40 años el número se elevará a 500 millones, un tercio de una población que se espera que esté apenas por debajo de  1.500 millones.

Alentados por el Presidente Mao, en las primeras décadas de régimen comunista hubo una explosión demográfica, seguida en 1979 por la política de un solo hijo y una caída repentina en el número de nacimientos.
En la actualidad, alrededor de 450.000 personas mayores en la capital china viven separados de sus familias, pero Pekín sólo tiene alrededor de 215 residencias públicas y 186 privadas, aproximadamente tres camas por cada 100 personas mayores de 60 años.


La ciudad está en plena expansión de sus instalaciones, y ha prometido 120.000 camas para personas mayores para el año 2015, según la Oficina Municipal de Asuntos Civiles de Beijing. Sin embargo, los precios en el sector privado pueden ser muy altas: un hogar de cuidado de lujo en las afueras de la ciudad cobra 250.000 yuanes (25.000€) al año.


La política del gobierno es probable que continúen con el concepto básico de 'nueve-siete-tres ": 90 por ciento de las personas mayores a vivir en su casa, el siete por ciento se recibe atención del gobierno y tres por ciento vivirá en centros privados.


Shanghai, por su parte, también ha elaborado planes para incrementar el número de residencias de ancianos y para atraer a cuidadores de otras regiones del país.


"Llevmoas abiertos más de una década, pero seguimos teniendo que luchar para mantener ocupadas nuestras 60 camas", dijo Gu Yuqing, la propietaria de Hai Wan Qing, una residencia en las afueras de Shanghai. "Todo eso cambió hace dos años. Y en los últimos dos meses hemos estado recibiendo llamadas constantes. Estamos a punto de reventar", agregó.


"Antes, los jóvenes temían ser criticados por sus vecinos si ingresaban a sus mayores en una residencia". Pero todo eso ha cambiado. La Sra. Gu ahora está iniciando un proyecto en las afueras de Shanghai, donde sus residentes podrán jugar al golf y al tenis.

Ver información completa en Inglés