30/09/2015

Extranjeros mayores: Vivir la jubilación en un hotel de lujo con los servicios de una residencia para la tercera edad

Extranjeros con dinero que se jubilan en España

Cada vez son más los extranjeros los que, en la tercera edad, deciden pasar una temporada en nuestro país y, de paso, aprovechar su estancia para recibir cuidados de salud. Según cifras oficiales, en España residen más de 160 000 personas mayores de 65 años procedentes de todos los rincones de Europa. Si a esto sumamos que la población española de esa franja de edad que actualmente está en el 18,2 % pasará en al 2029 al 24,9 % y en el 2064 al 38,7 %, estamos ante un panorama que supone una oportunidad para las empresas que tienen como objeto las soluciones de vivienda para la tercera edad.

A las residencias geriátricas, pisos tutelados y otras soluciones se están uniendo los «care hoteles», mezcla de inglés y español que quiere indicar la unión de las palabras «cuidado» con «hotel».

Centros sociosanitarios de lujo

En realidad se trata de centros sociosanitarios para la tercera edad diseñados con todo lujo de detalles, avances y servicios para que, con mayor o menor dependencia, las personas mayores vivan rodeadas de las comodidades propias de un hotel de alta categoría pero con la tranquilidad de estar en un centro adaptado a sus necesidades.

residencia sociosanitaria de lujoLas ventajas, para quien se lo puede permitir, es que a los servicios e instalaciones propias de un establecimiento hotelero se une que las personas viven en su propio apartamento y que disponen de un equipo geriátrico profesional. Al ser una residencia para la tercera edad, también se eliminan barreras arquitectónicas y se adaptan las instalaciones a las necesidades de las personas con movilidad reducida.

 El grupo Sanyres ya cuenta con cuatro de estos centros en Madrid, Huelva y Marbella, en los que ofrece a los residentes vivir en su propio hogar pero con zonas comunes como restaurantes, cafetería, instalaciones deportivas con gimnasio y piscina, salas de lectura y de televisión, salones de tertulia… además de servicios optativos opcionales como peluquería, podología y servicio médico o enfermería a domicilio. Servicios como la limpieza, mantenimiento, cocina o seguridad se ofrecen como un todo, de manera que las personas mayores que viven en ellos no tienen que preocuparse por esas cuestiones.

Otros centros como, SARquavitae o Caser Residencial también están apostando fuerte por este modelo.

El número de turistas jubiladoso de edad avanzada no ha parado de crecer en los últimos años, por lo que los complejos vacacionales para la tercera edad se están convirtiendo en otra opción de negocio cada vez más clara. En España se prevé que genere unos ingresos de 500 millones de euros a lo largo de 2015, cifra que ascenderá a más de 600 millones en 2019, oportunidad que las empresas no quieren dejar pasar.