27/01/2011

VIZCAYA REINVENTA EL CONCIERTO PARA DAR MÁS LIBERTAD DE ELECCIÓN

Hasta ahora, cuando a una persona se le asignaba una residencia pública o concertada en Vizcaya ésta tenía que adpatarse a la asignación y trasladarse, si era necesario, al lugar donde estuviese la residencia.  Si en el municipio donde vivía la persona había una residencia privada con plazas libres y en otro a 30 km una con plazas concertadas la pesona tenía que trasladarse.

A partir de ahora, tal como leemos en Deia, será el beneficiario del concierto el que elegirá, entre los centros concertados a cuál prefiere ir.  En la noticia leemos que "En este modelo prima la libertad de elección del usuario y abre un escenario de libre mercado para los geriátricos del territorio vizcaino".   La clave del sistema radica en que a partir de ahora, la institución foral no pagará por las plazas que no estén ocupadas, -tal y como hacía anteriormente. Se crea una plaza concertada para una persona. De manera que, una vez que esa persona fallezca, esa plaza pública desaparece.  

Los juristas de la Diputación deben haber trabajado a fondo para encajar el nuevo concierto en la Ley de Contratos de las Administraciones públicas.

De lo que se trata, básicamente es de ajustar la demnda a la oferta existente. Suponemos que haciendo una norma de acreditación que permita que un gran número de residencias consigan acreditarse y estableciendo el nuevo concierto, desaparece casi por completo la diferencia "plaza pública plaza privada".

Las iniciativa que persiguen ese mismo objetivo empiezan a surgir en diferentes lugares.  Así, parece que por esa línea va el nuevo gobierno de Cataluña o la Comunidad de Madrid, aunque utilizando la prestación económica vinculada.

Leer en Deia