23/09/2016

Guipúzcoa presenta uno de los precios más elevados por plaza del sector de residencias para mayores

En un artículo anterior no referimos a las listas de espera en Guipúzcoa y a la característica de ser mayoritariamente femenina, (uno de cada diez solicitantes es mujer). En este nos vamos a detener en el coste de las plazas en una residencia geriátrica, pues no el problema no es solo de que sean insuficientes, sino de que son caras.

Según Eustat (Instituto Vasco de Estadística) el coste medio es de 2500 euros al mes, es decir, los 80 euros al día. Este datos indica que en diez años se ha duplicado el costo, lo que sitúa a las residencias guipuzcoanas lejos de la media del Estado, que es de 1 800 euros.

En el resto del País Vasco, los costes son los siguientes: en Vizcaya, el coste medio supera los 2 000 euros al mes y Álava es la más cara con 2 600 euros al mes. Estas diferencias se explican en parte por el diferente peso que tienen los sectores público, el concertado o el privados en las distintas provincias, así, Guipúzcoa está equilibrada con plazas 100 % públicas y otras concertadas, en Vizcaya predominan las empresas privadas y en Álava las públicas.

Las causas del aumento de costes están en las mejoras introducidas en la atención que han permitido dotar de mayor calidad a la asistencia y las mejoras en el convenio laboral del sector.

GuiuzcoaEl Centro de Documentación y Estudios SIIS ha realizado un informe que señala que desde 2002 el 60 % del aumento del coste del servicio en las residencias de Guipúzcoa (públicas y concertadas) se ha debido a la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores, en un sector mayoritariamente femenino, donde nueve de cada diez trabajadores son mujeres. Se calcula que un 70 % de lo que cuesta mantener una plaza en una residencia son costes laborales.

El otro 40 % de aumento de los precios se atribuye a la creación de plazas, una implantación que se ha quedado corto para atender a la demanda actual, visto el aumento de las listas de espera para entrar en una residencia, que ha alcanzado su mayor nivel de la serie histórica recogida en la base de datos de la Diputación, con 866 personas en junio y una media de días de espera de 127.

Para paliarlo, la Diputación ha diseñado un plan estratégico a cuatro años que prevé concertar 300 nuevas plazas, con una inversión de 4,3 millones, construir dos nuevas residencias y reforzar con 2 millones de euros la prestación vinculada al servicio, que reciben los usuarios que optan por ingresar en una residencia privada mientras esperan un sitio en la red pública (o concertada).

Para pagar la residencia el sistema es el copago, es decir, una parte la paga la Diputación y otra el usuario de la plaza, con una aportación que se calcula en base a su nivel de renta y patrimonio, a excepción de su vivienda habitual. Aparte están las tarifas que paga la entidad foral por el servicio a las empresas con las que se conciertan las plazas.

Para ver con detalle la evolución de los precios de las residencias geriátricas invitamos a nuestros lectores a que consulten nuestro interesante estudio de precios de residencias geriátricas privadas

Estas son las residencias más transparentes de Guipúzcoa