16/12/2013

COMUNIDAD VALENCIANA: ¿HUYEN LAS EMPRESAS GEROASISTENCIALES?

Un artículo verdaderamente demoledor ha aparecido en el periódico el Mundo de 15 de Diciembre, el título ya resulta llamativo "Los grandes geriátricos se van de la Comunidad (Valenciana) por los privilegios a los Cotino".

 

El contenido de la noticia destaca dos aspectos que están marcando el desarrollo del sector geroasistencial en la Comunidad Valenciana:  Uno, los impagos por parte de la Generalitat por la prestación de servicios, que asciende a más de 110 millones de Euros.  La otra, la opción que tomó hace unos trece años el gobierno valenciano de crear lo que entonces se llamó, "Plan 9000" (por el número de plazas que se tenían que haber construído), que posteriormente se pasó a conocer como "Plan Blasco" (ver lo que comunicábamos en 2005 al respecto), Plan de Accesibilidad y ahora, según el Mundo "Plan Cltiono".  Un plan que perseguía la construcción de una red de residencias por toda la comunidad y que, desde el principio resultó problemático (ver otra noticia al respecto de 2005).

 

Las empresas que accedieron al plan, a cambio de construir la residencia para mayores obtuvieron un trato prioritario a la hora de concertar plazas con la administración, algo que en principio no tuvo mucha relevancia ya que la Generalitat utilizaba extensivamente el sistema "bono residencia" del que se podían beneficiar muchas residencias no incluídas en el Plan.

 

La entrada en vigor de la Ley de Dependencia hizo que la Generalitat diese un giro hacia las plazas concertadas abandonando paulatinamente las otras vías de financiación lo que en la práctica ha llevado a que se concentre una buena parte del dinero público en las residencias "del Plan", dejando a las demás fuera.

 

El hecho de que una de las empresas beneficiarias al Plan sea propiedad de una parte de la familia de quien fue consejero de Bienestar Social añade al toque de sospecha.

 

Sea como sea, es cierto que, desde hace algún tiempo la Comunidad Valenciana es considerada como zona de riesgo por parte de los prestadores de servicios a mayores.  Casi todas las empresas que entraron en el Plan 9000 tenían en común el no ser provinientes del sector (muchas eran empresas constructoras) y ser empresas de la zona.  Eso lleva años levantando suspicacias. 

 

La situación al como está ahora es difícil de dos formas.  Igual de difícil que en casi toda España y con la complejidad añadida por la aplicación de un plan que ha ido amoldándose a sucesivos cambios.

 

Sea como sea, que cierren residencias es negativo, no sólo por los puestos de trabajo e inversiones perdidas sinó porque desaparece la confianza.  Un elemento esencial para cuando se empiece a producir la recuperación.