23/09/2015

Cuando los cuidadores no son lo que parecen

El Síndic de Greuges de la Comunidad Valenciana ha difundido un informe donde advierte del aumento de casos de abuso de los cuidadores no profesionales que, contratados por la familia para atender a una persona mayor, en muchos casos dependiente, resultan ser estafadores o delincuentes muy peligrosos.

Los peligros del los cuidadores informales de personas mayores

Síndic de greuges Comunitat ValencianaEl informe relata casos en los que estos asistentes convencen o extorsionan al anciano para que les dé el dinero de sus cuentas, vendan propiedades o las pongan a su nombre e incluso para que se trasladen de localidad y pierdan el contacto con sus familiares.

El Síndic, José Cholbi, ante esta situación, plantea la necesidad de un protocolo capaz de detectar situaciones de riesgo de las personas mayores, que establecen una dependencia emocional de sus cuidadores, que no son profesionales ni pertenecen a su círculo familiar. Esos ancianos son vulnerables tanto física como psíquicamente, dado que viven solos y que son especialmente propicios para que abusen de ellos personas sin escrúpulos.

Señala el informe que, en muchos casos, las familias de los mayores que han sufrido estos abusos se han sentido desatendidas por los servicios municipales, que deberían establecer protocolos de base.

Es más segura una residencia de tercera edad que un cuidador sin garantías

Cuando las personas están en unaresidencia geriátrica de Valencia o de cualquier otra provincia, tampoco existe mucho control por parte de las familias. El informe señala que los valencianos no suelen visitar a sus mayores internados en residencias y que con el paso de los años les otorgan menos atención hasta casi olvidarles. En este sentido el presidente del Colegio de Enfermeros de Valencia, Juan José Tirado, destaca que los datos obtenidos por las entradas de los familiares de los pacientes ingresados en las residencias geriátricas permiten afirmar que el primer año que está el familiar internado hay un número de visitas elevado y que en los años siguientes se va reduciendo hasta llegar a menos de la mitad de las que se hacían al principio.

El informe del Síndic recomienda también comunicar a los familiares, a los servicios sociales municipales y a la Fiscalía movimientos de dinero o intentos de ventas de inmuebles cuando se detecten. Deben vigilarse de cerca las posibles violaciones de la voluntad de las personas dependientes y los posibles malos tratos. Para ellos los protocolos deben establecer una serie de comprobaciones y pasos que permitan intervenir y, si no es posible hacerlo, acudir a la autoridad competente, en este caso es la Fiscalía Provincial de Valencia, sección Civil y de Protección de las personas discapaces.

Es importante tener un protocolo de prevención del maltrato a ancianos

Sin los protocolos que se demandan en el informe resulta difícil intervenir pues no es fácil comprobar el saqueo y los abusos al no disponer los ayuntamientos de los medios necesarios. El problema se agrava en el caso de las personas mayores a causa de que pueden tener discapacidad física o intelectual asociada a la edad, hecho que les dificulta o impide la denuncia.

Es de estacar que el informe indica que la mayoría de estos hechos ocurren en localidades pequeñas y menos en poblaciones medianas o grandes, donde amigos y vecinos pueden detectar mejor los casos y donde hay sistemas de control de los servicios sociales.

El informe es muy importante, pues la denuncia de los hechos pone una realidad sobre la mesa que acarrea graves consecuencias a las personas para, a partir de ahí, ir implementando soluciones. La propuesta de elaboración de protocolos de prevención y detección de malos tratos y abuso es una solución que no parece difícil de llevar a cabo y que paliaría en gran parte situaciones terribles.

Como familiares o usuarios que en algún momento precisarán apoyo en el cuidado, estos casos plantean la necesidad de contratar servicios profesionales, ya sea como asistente familiar o cuando se ingresan a las personas en residencias para la tercera edad. El trato familiar y de confianza no debe ser una excusa para ser laxo en otros aspectos, pues muchas veces, con la mejor voluntad, las familias no se guían por criterios objetivos, sino por sensaciones, y estas muchas veces fallan. Por eso es importante confiar en la profesionalidad y la transparencia a la hora de contratar los mejores servicios para nuestros mayores.

Enlace de interés:  Residencias geriátricas en la Comunidad Valenciana