19/12/2014

LA PATRONAL VALENCIANA AERTE INTENTA QUE EL PRESIDENTE SE IMPLIQUE

AERTE (Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas dependientes de la Comunidad Valenciana) ha hecho público que acaba de pedir por escrito el poder tener una reunión con el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, con el fin de que éste "interceda"  en la búsqueda de soluciones para el "grave problema que la política sociosanitaria y los continuos impagos del Gobierno valenciano está generando en el sector de atención a dependientes, trabajadores, profesionales y a los propios usuarios".

AERTE quiere solucionar el problema de los pagos a las residenciasEn un comunicado de la misma Asociación se indica que, esta petición se suma a la que ya solicitó hace un año y sobre la que no ha obtenido "ninguna respuesta". Al respecto, recalca que, "con más de 80 millones de deuda acumulada y una media de ocho meses de impagos, seis más que el resto de comunidades, la valenciana es la última comunidad en resolución de pagos a los centros y profesionales de atención a la dependencia".

En relación a cómo realiza los pagos la generalitat Valenciana indicanque "lo siguen haciendo de forma desigual, sin equidad en los centros, provocando que los recursos económicos existentes sólo se centren en una parte del sector, mientras que la gran mayoría del mismo sufre esta desigualdad sin que exista ningún tipo de explicación".

AERTE denuncia  un "abandono" que se produce "desde hace años" por parte de las Consellerias de Bienestar Social y Hacienda Valencana a la hora de establecer un calendario de pagos, "imprescindible para que los centros puedan realizar, al menos, una planificación adecuada a medio plazo para evitar una incertidumbre constante sobre su viabilidad".

La asociación patronal entiende que la situación provocada por esta política ha llevado, durante los últimos años, "al cierre de más de 11 centros, con una pérdida de más de 900 plazas y 500 puestos de trabajo que inevitablemente va a conllevar un incremento considerable de cierres si esto no cambia". Al mismo tiemp lamenta  que con la regulación de la Ley de Tasas en vez de suavizarse el problema se va a agravar ya que las residencis dejarán de cobrar incluso la parte que cobraban actualmente del usuario en concepto de copago y que ahora empezará a cobrar la propia generalitat.

Según la entidad, esta modificación "se espera con miedo e incertidumbre por parte del sector porque hasta ahora, y a falta de pagos de la Generalitat, los centros podían seguir funcionando con la liquidez que les aportaban estas tasas". Sin embargo, a partir de enero, "se agravará el atraso de pagos, haciendo peligrar la situación de los centros, ya de por si delicada".