08/01/2004

LAS ADJUDICATARIAS DEL PLAN DE LA GENERALITAT AVANZAN SU PROYECTOS

LOS ADJUDICATARIOS VALENCIANOS DE LAS "9000 CAMAS" MUESTRAN SUS PROYECTOS

 

Cuando hace un par de años la Generalitat Valenciana anunció su plan para que la iniciativa privada construyese y financiase 73 residencias con 9000 plazas nuevas a cambio de recibir un concierto de una parte de las mismas parecía que se producirían verdaderas bofetadas entre las empresas gestoras por hacerse con parte del pastel (algo así como lo que pasó en Madrid con el "Plan Velocidad"), en cambio las cosas no fueron así y los adjudicatarios fueron empresas valencianas (eminentemente procedentes del mundo de la construcción) así como la constructora OHL que fue adjudicataria de 17 residencias. En su momento, algunas empresas del sector manifestaron sus dudas sobre la viabilidad del plan lanzado por la Generalitat debido a los bajos precios de concierto y a que dentro de las condiciones no aparecía la cesión temporal de suelo público para la construcción de centros. En esta línea, en las Jornadas Júbilo de 2003 hubo un agrio intercambio de intervenciones entre el consejero Delegado de uno de los grupos adjudicatarios y el presidente de la Asociacion Madrileña de Residencias, D. Pascual Berlanga, surgido de las insinuación que lanzó el segundo sobre la posibilidad de que dentro de poco alguien perdiese mucho dinero y vendiese residencias a buen precio.

En los últimos tiempos vemos como las empresas adjudicatarias han ido apareciendo en diferentes medios exponiendo sus proyectos. Unos proyectos para los que tienen que reunir importantes cantidades de dinero.

En Julio de 2003 Gerocentros del Mediterraneo anunció la construcción de 29 residencias lo que supondría invertir 106 millones de Euros y crear 1.500 nuevos puestos de trabajo. Recientemente, en la revista Negocios y Gestión Residencial de diciembre, José Beviá, Consejero Delegado de Gerocentros del Mediterráneo ha insistido en la viabilidad de su proyecto que fundamenta en "el pleno control que la empresa tiene sobre las variables del negocio. Desde la gestión del suelo, de gran complejidad al tratarse de un alto número de emplazamientos, hasta la consrucción y el equipamiento, todo se lleva acabo desde la propia sociedad. La empresa participa en todos los preocesos de la puesta en marcha de una residencia, hasta en la selección de personal, un activo fundamental en un centro de la tercera edad. La plantilla recibe formación específica pero también nociones generales del funcionamiento del centro". También destaca Beviá que el hecho de tener las 29 residencias en un rado de 1000 kilómetros, la posibilidad de aplicar economías de escala se incrementa sustancialmente.

También la sociedad Novaire, otra de las adjudicatarias, ha anunciado, a través de su Director General, José María Blanco, su plan para abrir 17 centros en dos años y 17 más con posterioridad con un total de 2400 plazas, 100 millones de Euros de Inversión y la creación de 1000 nuevos puestos de trabajo.

Resulta curioso ver como estas iniciativas no han levantado demasiado eco mediático especialmente si las comparamos con noticias de empresas extranjeras que abren una fábrica en España, crean 300 puestos de trabajo y reciben trato de noticia del año.

Si las empresas adjudicatarias consiguen poner en funcionamiento y hacer rentables todas las residencias que tienen adjudicadas en el plazo previsto estaremos ante el surgimiento de verdaderos "grandes grupos regionales" que podrían dar un salto a toda España. Parece que con las condiciones económicas de los conciertos y con la necesidad de poner en el mercado el 70% de las plazas el esfuerzo que tendrán que hacer será elevado. Una posibilidad que no se puede descartar es que, una vez construido el grueso de las residencias, los grupos adjudicatarios presionenn a la Generalitat Valenciana para que suba el precio del concierto (que ronda los 36€ diarios); siendo casi todas las adjudicatarias empresas constructoras valencianas y ante la posibilidad de que pudiese fracasar el plan Gerontológico del 2000, la posibilidad de una subida del concierto que facilitase la rentabilidad de las adjudicatarias parece una opción más que posible. Así las cosas todo podría acabar pareciendo una hábil carambola a tres bandas. Tendremos que esperar aún un par de años para saber qué pasará.