¿Quién paga la residencia?

Los servicios que presta una residencia precisan, para ser correctos, por un lado de un lugar adecuado con amplios espacios adaptados y, por otro, de un equipo de profesionales (las residencias suelen tener un empleado contratado a jornada completa por cada dos o tres residentes). Esto hace que cueste mucho dinero dar un servicio correcto, y no todo el mundo que lo necesita puede pagarlo.

Residencia para mayores privada

Una residencia privada para ancianos en una gran ciudad, tiene un precio que oscila entre los 1.400 y lmás de2.500 Euros al mes. Fuera de las grandes ciudades los precios pueden ser algo más bajos, pero no demasiado.

¿Son caras las residencias? La respuesta más correcta sería: son costosas, eso quiere decir que cuestan mucho dinero y para quien no lo tiene son carísimas.

Lo normal es que el precio lo pague la persona mayor, a veces, ayudada por sus hijos. En muchos casos ni así se puede alcanzar a pagar el precio. Es entonces cuando pueden intervenir las administraciones.

Residencia para mayores pública o concertada

Cuando una persona mayor dependiente necesita ingresar en una residencia pero no tiene recursos, debería acudir a los servicios sociales del Ayuntamiento. Allí, tras estudiar la situación de salud, economía y social de la persona, pueden llegarle a asignar una plaza en una residencia pública o en unaprivada que ofrezca plazas la a administración (también sería posible que le digan que no tiene derecho o que lo que "le toca" es un servicio de centro de día o de atención domiciliaria). Esto no quiere decir que la persona no vaya a pagar nada sino que pagará lo que la ley considera que puede pagar.

La Ley de Dependencia, durante unos años hizo que muchas personas pudieran acceder a residencias geriátricas públicas o concertadas aunque tuviesen capacidad económica. La verdad es que actualmente los tiempos de espera son tan largos que muchas familias tienen que pagar durante unos meses una residencia de mayores privada durante un tiempo.

Hipoteca inversa, renta vitalicia y otros productos financieros

Últimamente han ido apareciendo ideas y empresas que proponen que las personas que no pueden pagar la residencia, pero tienen un piso en propiedad puedan utilizar el piso para pagar el precio. La pensión vitalicia o hipoteca inversa son conceptos que no se escuchan demasiado en la actualidad pero que en pocos años se convertirán en algo muy normal. El gran problema que plantean es que requieren un cambio de mentalidad.

Si, hasta ahora pensábamos que lo que ahorramos durante la vida se lo daremos a nuestros hijos en forma de herencia, a partir de ahora deberemos pensar como hormiguitas que ahorran para cuando llegue el invierno de la vida.

Aún así, deberemos seguir exigiendo a las administraciones que encuentren formas imaginativas de prestar servicio a personas que lo necesitan pero no pueden pagárselo.

Noticias

30/03/2017

Investigación sobre Alzheimer y síndrome de down

Alzheimer y síndrome de down

Un estudio científico relaciona el alzhéimer y el síndrome de Down a través del cromosoma 21.

30/03/2017

Cantabria modificará el copago de la dependencia

Cantabria

El gobierno cántabro prepara varias modificaciones del sistema de dependencia.  Entre ellas una disminución del copago..