03/09/2013

DIFÍCIL SITUACIÓN DE LAS RESIDENCIAS EN ANDALUCÍA

En casi toda España se repite la misma situación.  El auge económico de hace unos años y el espejismo generado por la fallida Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a personas en situación de dependencia (LAPAD o Ley de Dependencia) provocó un aumento considerable del número de plazas en residencias asistidas para personas mayores.

Las comunidades autónomas han basado el sistema de atención a la dependencia en ayudas económicas para que que algún familiar cuide al dependiente en su casa y, aunque durante unos años, aumentaron el número de personas cubiertas mediante servicios profesionales (residencias geriátricas, centros de día para mayores, y ayuda a domicilio), recientemente han ralentizado el reconocimiento de estas prestaciones.

Como la mayor parte de comunidades presta el servicio de residencia asistida para mayores dependientes en centros propios y concertados (o sea en plazas que ha "comprado" a la iniciativa privada).  El último frenazo de la Ley ha supuesto que algunas residencias que contaban con que la administración cumpliese su compromiso y ocupase las plazas, se encuentren con plazas libres que ni siquiera pueden ocupar.

El sector privado también se ha resentido por la crisis.  Durante los años de bonanza los requisitos exigidos para el funcionamiento de una residencia de mayores se han ido incrementando de forma que ahora resulta difícil encontrar en algún sitio una residencia privada por menos de 1.500€ al mes.  Si vamos a una residencia de mayores de Madrid, un geriátrico de Barcelona o Bilbao, el precio difícilmente baja de los 1.800€.

En este contexto hay que entender la noticia que aparece en Diario de Córdoba según la cual el 20% de las plazas de residencias de ancianos de la provincia de Córdoba están desocupadas.

Lo denuncian desde la Asociación Lares, que agrupa a las residencias del conocido como "sector solidario" (sin ánimo de lucro) de Andalucía, el cual tiene, en la provincia de Córdoba, 21 asilos con 1.510 plazas.

En la noticia de Diario de Córdoba se analiza el efecto que está teniendo en el sector geroasistencial andaluz, no sólo la aplicación de la Ley de Dependencia en general sino también y en concreto, la de un Decreto Andaluz que permite a la Junta no pagar por las plazas que tienen contratadas con las residencias de mayores que decide no ocupar.

Se trata de una noticia importante para alguien que vaya a buscar residencia de ancianos en Córdoba.