06/11/2012

ARAGON HA CERRADO YA DOCE RESIDENCIAS POR INCUMPLIMIENTOS

En 2007 la inspección de residencias geriátricas de Aragón decía que se recibían pocas quejas por parte de los residentes o sus familiares (ver noticia).  El mismo año, el Justicia de Aragón dijo que debido a una deficiente normativa, existían residencias en esa comunidad que tenían una situación "alegal" pero que "no estaban mal" (ver noticia).

Leyendo las noticias que han aparecido últimamente en los medios lo que parece es que la inspección de servicios sociales no ha funcionado correctamente durante mucho tiempo y ahora quieren forzar la máquina para ponerse al día, ¿la forma?  El cierre de residencias que no cumplan.

Leemos en ABC que el gobierno autonómico lleva cerradas doce residencias en lo que va de año.

La última en cerrar, una de Calatayud gestionada por una fundación y que, al parecer, funcionaba sin agua caliente ni calefacción.

Dejando de lado que, cuesta creer que los familiares de los residentes no hicieran nada al ver que el centro donde atienden a sus seres queridos no tiene algo tan básico, resulta sorprendente que la noticia concluya con esta frase El Departamento de Bienestar Social decidió revisar la totalidad de residencias de tercera edad de Aragón, unas 300, trabajo que todavía no ha culminado.

 ¿NO deberían inspeccionarse sistemáticamente todas las residencias?  En legislaciones como la de Cataluña o la Comunidad de Madrid existe la obligación de inspecionar anualmente.  Quizás si en Aragón se hubiese hecho no haría falta ahora hacer una especie de batida que da una imagen negativa a un sector que funciona correctamente salvo contadas excepciones.