28/12/2007

ARTECAM SE OPONE AL PACTO ENTRE SESCAM Y LOS FARMACÉUTICOS

ARTECAM DENUNCIA EL SISTEMA DE ADQUISICIÓN DE MEDICAMENTOS IMPUESTO POR LA JUNTA DE CASTILLA LA MANCHA

 

El acuerdo entre el SESCAM (Sanidad de Castilla La Mancha) y el Colegio de Farmacéuticos que obliga a las residencias geriatricas a adquirir los medicamentos a través de un sistema rotatorio entre los farmacéuticos ha suscitado el rechazo de la Asociación de Residencias de Tercera Edad de Castilla-La Mancha (ARTECAM) que, a través de su presidente, Miguel Ángel Vargas, denuncia que la misma 'vulnera la Ley del Medicamento'.

La cuestión es que la residencia no compra los medicamentos de los residentes en ningún sitio. Son los propios residentes los que son titulares de sus recetas y encargan a la residencia que los compren.

Según hemos leído en Terra.es la posición de ARTECAM es que 'los usuarios tienen una libertad para comprar en cualquier farmacia, y eso nos deja la vía abierta de que, si una farmacia se ve limitada a poder venderte un producto porque hay un acuerdo establecido, por ejemplo, podamos denunciar a esa farmacia por incumplir la Ley del Medicamento'.

Asimismo, declaró que se ha entrado en una tesitura incorrecta, y la solución 'es tan sencilla como sentarse en la misma mesa todas las partes afectadas; el SESCAM, los colegios profesionales, las patronales de farmacia y la patronal de nuestro sector, que es la que se ve salpicada'.

Reclamó que 'hasta ahora, cualquier usuario podía elegir la farmacia donde comprar, ya que se trata de un producto de consumo de una persona que, en este caso, tiene necesidad de un producto que se expende a través de una receta'.

'No entendemos que este acuerdo nos tenga que obligar a nosotros', expresó, ya que las residencias de mayores dependen administrativamente de la Consejería de Bienestar Social, 'y en los textos de concertación de plazas públicas simplemente se nos dice que existe un acuerdo al que no se nos obliga, ni vincula, sino que nos podemos incorporar de forma voluntaria'.

Vargas explicó que la base del conflicto es, fundamentalmente, entre farmacéuticos, y 'no nos gustaría entrar, pero esa problemática salpica la asistencia de nuestros residentes, como consecuencia de que cada vez te sirve una farmacia distinta, y eso puede ser un desastre', señaló.

CALIDAD DE SERVICIO.

En este sentido, afirmó que 'nos afecta respecto al servicio que se da en los centros, por lo que sería mucho más cómodo que la farmacia fuera hospitalaria, como de hecho ocurre en algunos centros propios de la Consejería de Bienestar Social'. El problema, según explicó, radica en 'cuántas farmacias hospitalarias tienen y qué recursos tendría que dotar el SESCAM para dar asistencia a los 250 centros de la región'.

Además, la problemática afecta, dijo, 'en la atención al usuario, ya que desde el punto de vista farmacológico, no se da una continuidad en el tratamiento'.

En definitiva, para Vargas se trata de un problema que se solucionaría a través de 'un marco regulatorio donde todos tengamos claras las condiciones. Se trata de un problema farmacéutico, porque falta regulación de su propia normativa. Quizá es un buen momento para solucionar esta circunstancia', indicó.