14/03/2019  (‎1 opiniones)

Las personas mayores de las residencias castellano-manchegas participan en un programa de terapia asistida con perros

¿Quieres valorar esta noticia?

Selecciona las estrellas:
 

 

 

Las terapias con animales, sobre todo con perros, se están demostrando como eficaces herramientas para estimular a las personas mayores, pues producen bienestar y sensaciones positivas muy especiales.

 
En el año 2018, cerca de 250 personas mayores castellano-manchegas que viven en residencias para la tercera edad han participado en el «Programa de terapia asistida con perros en residencias públicas de mayores» que se ha desarrollado por parte del Gobierno regional en colaboración con la Asociación Gudcan. Esta asociación, realiza distintas terapias innovadoras, a través de perros específicamente adiestrados y preparados que actúan como coterapeutas durante las sesiones centradas en la estimulación y rehabilitación de los participantes a nivel: psíquico, físico, emocional y social.
 Perros en residencias de ancianos
 
Esta terapia comenzó como un proyecto piloto en Cuenca en el año 2016. Ante su éxito, se ha extendido a otras residencias de la región, de manera que en 2018 se han realizado 560 sesiones.  
 
 
La actividad consiste en incluir de manera natural un perro en el tiempo de ocio o de terapia de las personas mayores, de manera que el animal sea un apoyo y un estímulo para lo que se pretenda conseguir: estimular emociones, fomentar relaciones, regular conducta, etc. La terapia con perros generan además un vínculo emocional, lo que resulta muy importante pues es gracias a esa emoción que muchas personas mayores recuperan sensaciones y estímulos perdidos y se sienten motivadas para expresarse y manifestar sus emociones.
 

Las sesiones terapéuticas duran entre 50 y 60 minutos. Se realizan en grupos de diez participantes para un perro y van destinadas, generalmente, a personas mayores con deterioro cognitivo en fase inicial. Los perros que se utilizan en las sesiones son especialmente seleccionados y adiestrados para este fin. Son de carácter muy tranquilo y equilibrado, sociables, tolerantes al estrés y están en perfectas condiciones de salud. Se trata de que las personas mayores estén, y se sientan, seguras en todo momento.  

Una iniciativa que triunfa en residencias de ancianos de Toledo
 
El programa de terapia con perros forma parte de las actividades que se realizan dentro del «Plan regional de Envejecimiento Activo», en el área de Promoción de la autonomía personal y prevención de la dependencia. La metodología empleada se centra en el modelo de atención centrada en la persona que se recoge en el «Plan de Calidad y Eficiencia de Centros Residenciales» del Gobierno autonómico.
 
 
Tanto por su éxito como por su organización y metodología, el «Programa de terapia asistida con perros en residencias públicas de mayores» ha sido distinguido por la Fundación Pilares con el Premio a las Buenas Prácticas en Atención Centrada en la Persona dentro de la categoría de Innovaciones organizativas y metodológicas en la tercera edición de los Premios para la Autonomía Personal de la Fundación.