11/12/2015

La tercera edad es una oportunidad para las empresas

Ha llegado a Inforesidencias noticia de un estudio de la Fundación General de la Universidad de Salamanca (USAL) que refleja datos muy interesantes con respecto a la franja de edad que supera los 60 años.

Entre otras cosas, concluye que las personas mayores son una fuente de oportunidades empresariales, de innovación, de desarrollo y de creación de nuevos perfiles de empleo que las compañías deben saber atender y aprovechar.

El estudio se ha realizado dentro de un proyecto llamado «Espacio Transfronterizo sobre el Envejecimiento», financiado por la Unión Europea y que pretende potenciar la calidad de vida de la población mayor. Los trabajos parten de datos sobre la pirámide de edad española que indican que en nuestro país el 22 % de la población es mayor de 60 años, porcentaje que casi se duplicará en el año 2050.

Investigación en envejecimientoEl envejecimiento de la población, motivado tanto por el descenso de la natalidad como por el aumento de la esperanza de vida, lleva a plantearse tres necesidades fundamentales: la incorporación de la mujer al tejido laboral, incrementar la tecnología en la tercera edad y atender a la mayor necesidad de servicios de atención a personas mayores.

A través de encuestas telefónicas, el estudio analiza hábitos de las personas mayores: compra, viajes, ocio, nuevas tecnologías y, también, calidad de vida y grado de satisfacción.

El estudio recoge datos muy interesantes, como que es la población con mayor capital humano y financiero o que las personas mayores son más propensas al gasto que al ahorro, en general.

También que más de la mitad, un 68 % de las personas mayores dispone de conexión a Internet, que en 80 % lee la prensa en línea y que la radio solo es oída por un 30 %. Este dato es muy relevante acerca de las capacidades e intereses de las personas mayores.

En cuanto a compras, se mantienen fieles a los mercados de barrio.

Es relevante que las personas mayores de 60 son un nicho clave para agencias de viaje y recursos turísticos, con hábitos de turismo interior o cultural.

El estudio concluye que nuestros mayores están, en términos estadísticos, satisfechos, viajan más, participan en la sociedad, y cada vez disponen de más estudios e ingresos.

Las personas mayores son, además de una fuente de conocimientos, una oportunidad para aquellas empresas proveedoras de servicios específicos para ellas, desde ocio y viajes a cuidados especializados, residencias geriátricas, centros de día y toda una gama de servicios que cada año van a adquirir mayor importancia social y económica.